El Plan Confianza se prorroga un año con la previsión de acometer de nuevo los derribos en mayo, tras la retirada de recurso del Gobierno

El Ayuntamiento destina 27 millones a obras y viviendas para reanudar el plan del Cabanyal

2012-03-24Publicat per: Las Provincias
El plan urbanístico del Cabanyal echa a andar de nuevo. La junta de gobierno aprobó ayer los dos expedientes incluidos en su día en el Plan Confianza y que suman 27 millones de euros, con la previsión de retomar las obras antes del próximo mayo. La inversión pública servirá también para la compra de viviendas antes de derribarlas, según confirmaron ayer fuentes cercanas al proceso.
La autorización sirve para prorrogar un año más las ayudas de la Generalitat y plantearlas hasta 2013. Además de esto, se ha modificado sustancialmente uno de los expedientes, el que se refiere al futuro bulevar de San Pedro. Como publicó LAS PROVINCIAS, el gobierno municipal ha desistido de construir un aparcamiento subterráneo, a la vista de que en uno cercano en la calle Martí Grajales todavía quedan plazas sin adjudicar.
Además, el parking retrasaría la urbanización del bulevar, algo que el Consistorio quiere acelerar al acabar así con una de las zonas más degradadas del Cabanyal. Este eje viario será perpendicular a la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez.
La inversión se divide en un expediente por valor de 17,97 millones de euros, junto a un segundo de 9,36 millones de euros. El segundo, según criticó el portavoz de Esquerra Unida, Amadeu Sanchis, se destinará exclusivamente a la compra de viviendas, mientras que el tro servirá en parte para obras de urbanización.
Estas son ahora inviables, a pesar de que la zona afectada (calle San Pedro y plaza Lorenzo de la Flor), están fuera de la zona declarada Bien de Interés Cultural. La previsión es que en las próximas semanas, el Gobierno tome una decisión sobre el recurso presentado por el Ejecutivo socialista en el Tribunal Constitucional contra la ampliación de la avenida y el resto del plan urbanístico.
Con esa previsión, los técnicos trabajan en un horizonte de «poder hacer algunas obras antes del verano». Los derribos están contratados desde antes de la paralización, en abril de 2010, y buena parte de las demoliciones ya cuenta con licencia municipal, en suspenso por la suspensión temporal del plan.
En opinión de Sanchis, el gobierno municipal «continúa en la línea de seguir insistiendo en un proyecto más que cuestionado social y jurídicamente como es el caso del plan del Cabanyal». Para Sanchis, «la renuncia a hacer el aparcamiento subterráneo en la calle San Pedro es una muestra de la falta de previsión que ha rodeado esta iniciativa, ya que queda claro que no hay ningún plan alternativo desde el equipo de gobierno más que la adquisición de solares e inmuebles».
La empresa Plan Cabanyal-Canyamelar es propietaria de un tercio de los edificios que deben derribarse. Algunos ya fueron demolidos, aunque la mayoría están tapiados a la espera de licencia. La paralización ha provocado la ocupación ilegal de muchos, así como una degradación urbanística que se percibe en muchas calles.
Para completar el bulevar San Pedro faltan algunas propiedades con las que se utilizará el sistema de expropiación. No obstante, en la empresa han aumentado las ofertas de venta de inmuebles debido a la crisis económica. En algunos momentos se ha llegado a componer una lista de espera, hasta que llegaban fondos del Ayuntamiento.
Sanchis añadió que no son contrarios «a la adquisición de suelo sino que entendemos que la misma no debe derivar en el abandono y en la degradación». El edil comentó que cualquier «actuación de este tipo debe ir dirigida a la rehabilitación y recuperación de la trama urbanística del barrio para así garantizar su futuro». En los últimos meses, la Universitat de València y la Politécnica han lanzado propuestas para la recuperación del barrio, al margen de los litigios judiciales y el debate sobre la necesidad o no de la prolongación de la avenida.