Acusa al Consell de pedir el cambio legal para apoyar a alcaldes del PP

2003-09-23Publicat per: Levante
El secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, acusó ayer al Consell de querer reformar la Ley de Patrimonio Cultural «para dar salida a dos proyectos políticos de alcaldes del PP que, desde el punto de vista de la actual ley, han tenido sus dificultades», en alusión a la prolongación de Blasco Ibáñez en Valencia y la construcción del palacio de congresos en el Benacantil de Alicante. Pla, tras reunirse con los responsables de los sindicatos de la enseñanza, manifestó que desde el PSPV no se comprende «la necesidad de actualizar tan rápidamente una ley aprobada en 1998» y aseguró que no lo entienden porque «no se han dado razones claras de por qué se acomete esta actualización».

«No entendemos cómo han cambiado tanto las cosas» para que sea necesario modificar esta ley, destacó Pla, quien advirtió que a los socialistas no les gusta la reforma, porque ésta «no responde al interés general». Pla indicó que una vez la ley se lleve al Parlamento, «se podrán conocer las verdaderas razones» de la reforma, «discutirlas y si estamos de acuerdo con ellas la apoyaremos». No obstante, aseguró que de entrada, tal y como está planteado el tema, «no nos parece que sea la mejor forma de abordar con seriedad y rigor la protección de nuestro patrimonio».

Acusa a Pons de chantaje

Criticó al conseller Esteban González Pons por decir en relación al Teatro Romano de Sagunt (Valencia) que constituiría un «numerazo» que el PSPV solicitara a nivel municipal que se estudiara si se aplica el cambio a la rehabilitación del teatro y no apoyara en las Cortes el proyecto legal. Pla señaló que «si para salvar el teatro hay que aludir a un cambio o actualización de normas, eso es un chantaje».

El secretario general socialista manifestó el compromiso del grupo en las Cortes Valencianas de presentar una «batería» de iniciativas destinadas a lograr un sistema público educativo «de calidad». Pla adoptó este compromiso tras mantener una reunión de trabajo con los responsables de los sindicatos de enseñanza. Apuntó que el curso ha comenzado con «un incumplimiento manifiesto del PP de una de sus promesa electorales, que era la finalización del mapa escolar» y en este sentido recordó que alrededor del 34% de alumnos del primer ciclo de secundaria están en centros de primaria y que «un conjunto de niños continúan en barracones». Habló concretamente de 40.000 escolares.

Asimismo denunció una política de «improvisación total y absoluta» por parte del Gobierno valenciano que «continúa sin plantearse cómo va a desarrollarse toda la normativa que el Estado se ha planteado para este próximo curso».