Pons insinúa al PSPV pactar la ley de Patrimonio a cambio de no tocar el teatro de Sagunto

2003-09-20Publicat per: Levante
El conseller de Educación y Cultura, Esteban González Pons, pidió ayer a los socialistas apoyo a la reforma de la Ley de Patrimonio e insinuó que a cambio el Consell podría mantener la rehabilitación del teatro romano de Sagunto. González Pons, que compareció en la rueda de prensa posterior al pleno del Ejecutivo, dejó entrever que ofrece a la oposición un pacto político para sacar adelante la nueva ley de Patrimonio, una iniciativa que permitiría desbloquear proyectos claves para el PP como la prolongación de Blasco Ibáñez o la construcción del Palacio de Congresos de Benacantil, pero también planes urbanísticos de ayuntamientos gobernados por los socialistas.
A preguntas de los periodistas sobre en qué medida los cambios en la ley podrían aplicarse a la situación del teatro romano de Sagunto, el conseller indicó que serían los juristas quienes tendrían que determinarlo. Aunque afirmó que el Consell no ha cambiado su criterio sobre este asunto, deslizó su estrategia al asegurar que primero habría que preguntar a la alcaldesa socialista de Sagunto si pedirá la aplicación de la ley para evitar la demolición del teatro. «Si lo pide y antes el PSOE se ha opuesto sería un numerazo», dijo. «O se está a favor o se está en contra. Les ofrezco dos posibilidades: si están a favor entendería que pidieran la situación de excepcionalidad para Sagunto; si están en contra, no entendería que la pidieran. A todos se nos debe exigir coherencia», sentenció.

El conseller se mostró convencido de que su oferta será valorada por la oposición:«Es una reforma tan necesaria y obvia que cae por su propio peso; es reclamada por los ayuntamientos del PP y del PSPV. No será difícil ponerse de acuerdo», auguró.

Por lo pronto, el Consell dio ayer los primeros pasos para hacer realidad una iniciativa que tiene también una lectura en clave de partido ya que refuerza el entendimiento entre el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia Rita Barberá, quien consigue una vía para desbloquear su proyecto estrella en el Cabanyal y puede ofrecer al jefe del Consell apoyos en el PP.

En concreto, el pleno del Gobierno aprobó ayer el anteproyecto de reforma de la ley de Patrimonio. El texto será remitido a las conselleries así como al Consell Jurídic Consultiu para que emitan los informes pertinentes. Una vez cumplido este trámite volverá a ser sometido al pleno del Gobierno y entonces remitido a las Cortes para su debate y aprobación. Según anunció González Pons será tramitado por urgencia, lo que reduce los plazos y evidencia la prioridad que el Consell de Camps ha dado a este asunto.

Tal como avanzó Levante-EMV, el conseller confirmó que la nueva ley introduce la figura de la excepcionalidad «con el objetivo de que la protección de los Bienes de Interés Cultural (BIC) de trascendencia urbanística no impida que sean bienes de uso social». «Hay que evitar el efecto perverso de que la protección haga que por falta de uso social el BIC pueda despoblarse o degradarse», explicó. Correspondería al Consell declarar la excepcionalidad con el informe previo de dos de los organismos a los que se consulta para la declaración de BIC. «La decisión no sería de los ayuntamientos sino del Gobierno valenciano como órgano superior y neutral», dijo. El conseller no entró en detalles sobre el proceso y los plazos, si bien apuntó que se seguirá una regulación similar a la ley estatal