David Serra asegura que el PP espera «una sentencia favorable» al PERI del Cabanyal

El PSPV y Salvem cargan contra la reforma de la ley que permite prolongar Blasco Ibáñez

2003-09-08Publicat per: Levante
El anuncio o globo sonda lanzado el sábado por el presidente de la Generalitat Francisco Camps, y concretado por el conseller de Cultura, Esteban González Pons, sobre la intención de la Generalitat de modificar la ley de Patrimonio, defendida por el propio Camps en 1998, para eliminar trabas a proyectos urbanísticos municipales -como el del Cabanyal o el Benacantil- cosechó ayer las críticas de la oposición y de los colectivos ciudadanos implicados en la defensa del Patrimonio.

La Plataforma cívica Salvem el Cabanyal-Canyamelar asegura que la anunciada reforma hará inútil la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ-CV) sobre la prolongación de Blasco Ibáñez.

La plataforma considera que esta reforma se realiza para adaptar la ley a los intereses del Gobierno, por lo que pide al PP que «si no quieren tener problemas» como el de la prolongación de Blasco Ibáñez, «el camino que les queda es eliminar el poder judicial». Salvem el Cabanyal recalca que, al anunciar esta modificación, el Consell reconoce que «todos estos años han estado actuando al margen de la ley». Y le acusan de «actuar por encima de la ley y no como un partido democrático», ya que «intentan cambiar la ley de acuerdo a sus intereses particulares».

Por su parte, el portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia Rafael Rubio señaló que la ley de patrimonio «ya indica cómo se cataloga y se descataloga un bien de interés cultural (BIC), por lo que no cabe una reforma de la ley, sino aplicarla». Rubio apunta que las maneras del jefe del Consell denotan «un cierto parecido con el carácter de Silvio Berlusconi [primer ministro italiano]: como no les gusta la ley la cambian».

A juicio del jefe de la oposición municipal resulta «curioso que las modificaciones del PP siempre son para apoyar al sector del cemento y del ladrillo, para destruir el patrimonio histórico de los valencianos, para que no haya problemas en su descatalogación y pueda entrar la piqueta y los intereses del cemento y del ladrillo».

Rubio recuerda también que, según el informe del Tribunal de Cuentas sobre la financiación de partidos, el PP recibe las mayores donaciones en la Comunidad Valenciana y en Galicia por lo que emplazó al partido en el gobierno a «hacer públicas estas donaciones». Y lanza varias preguntas al PP al respecto. «¿Por qué siempre quieren beneficiar a un sector determinado de la sociedad? ¿Es que necesitan devolver favores y, para ello, se cambia la ley para permitir la entrada en determinados espacios?». El portavoz socialista acusa al PP de «adoptar medidas no para proteger el patrimonio sino para desprotegerlo y que algunos obtengan beneficios a costa de lo que forma parte de un bien, intangible, como son los BIC». «Si lo que quieren -continuó- es descatalogar el BIC del Cabanyal que cumplan la ley, que es reciente. Aunque quizá lo que quieran es beneficiar a algunos porque, quizá, les deban mucho. Y estas decisiones se toman siempre para beneficiar a algunos que se sientan en las sillas VIP de los mitines del Partido Popular».

La asociación de vecinos La Boatella aseguró que las modificaciones de la ley de Patrimonio anunciadas por Camps, «no son para protegerlo, sino para actuar con total impunidad». Y señalan que «Camps olvida que la ley autonómica 4/98 viene de la estatal 16/85 y tiene que cumplir con las leyes y exigencias estatales, europeas e internacionales en materia de protección de patrimonio, con el mandato constitucional y el Código Penal». La asociación, «mediante demanda judicial, le recordará que estamos en un estado de derecho», indican.

Por último el director general de Patrimonio Cultural, David Serra, contestó a las críticas de Salvem el Cabanyal asegurando que el PP seguirá dando «un apoyo constante a los grandes proyectos del patrimonio de la Comunidad Valenciana». Serra manifiesta que el gobierno del PP «espera una sentencia favorable al proyecto del Cabañal, y la reforma de la ley de Patrimonio no está diseñada ni pensada para Valencia sino para todos los municipios de la Comunidad Valenciana y solamente los que piensan en intereses particulares no comparten las aspiraciones mayoritarias de los ciudadanos».