Los 'salvem' reúnen a una treintena de personas contra el equipo de gobierno

Barberá aprueba la reválida en el Cabanyal con aplausos en su visita al mercado

2003-05-23Publicat per: Las Provincias
Hasta 'albaes' le cantaron ayer a Barberá en el mercado del Cabanyal. Uno de los lugares más complicados de esta campaña se saldó con la protesta de unas treinta personas contra la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, que pasó desapercibida unos minutos después de iniciado el recorrido.

Algo después de la una de la tarde, la comitiva entró en bloque por la sección de pescadería. Se notaban las ganas de agradar y atender a los vecinos, en un distrito que hace cuatro años se decantó por la candidatura popular. Concejales, asesores y miembros del partidos anticipaban la llegada de Rita con papeletas y regalos de campaña.

En la puerta, los opositores al proyecto municipal cargaban toda su rabia contra las paellas y cacerolas, contrarrestadas por aplausos de clientes del mercado. Sólo se registraron dos incidentes, más en el terreno de la anécdota que de la noticia. Una joven de la comitiva resultó alcanzada en un pie por un huevo y un asesor se encaró con una señora de avanzada edad, harto de que le llamara asesino sin poder responderle.

Eso fue en los primeros minutos. Después, lo de siempre aunque multiplicado. Algunas calles del mercado parecían más bien una estampa del Traslado, tal era el agobio y estrecheces que se sufría alrededor de la candidata. Los vendedores se colocaban las pegatinas del PP y los delantales de regalo desaparecían en segundos.

'Esto muy enfadado contigo, Rita'. Expectación ante el comentario del titular de un puesto. El motivo era que hace unos años 'me hice una foto contigo en la puerta de un hotel y no me la enviaste luego'. Risas del grupo y entrega de una tarjeta de visita. Ahora seguro que no habrá olvido.

Vicentita del Grao, según informó el concejal Francisco Lledó, fue quien le dedicó una canción a la candidata, una albá que mantuvo quieto al grupo durante unos minutos. 'Queremos que tires todo eso y que lo arregles', le decía otro vecino, en referencia a la prolongación de la avenida hasta el mar y la construcción de nuevos equipamientos públicos.

A la búsqueda de apoyo

Muchos tenían los periódicos del día en la mano, donde se informaba de la primera demolición para ejecutar este proyecto. Fue el día anterior en la calle Juan Mercader, donde las máquinas seguían ayer recogiendo escombros.

'Necesito que me apoyéis en esto', les decía la candidata popular en un gesto de complicidad con el electorado, mientras al fondo de la calle se escuchaba el ruido de las cacerolas. 'No les hagas caso, que la mitad no son ni del Cabanyal', le decía un ama de casa con las bolsas de la compra en la mano.

Antes de llegar al mercado, la alcaldesa visitó una promoción municipal de viviendas en la calle Eugenia Viñes, donde irán las familias desalojadas del grupo Paviñes, un cercano bloque de casas que se derribará para ensanchar la calzada aledaña al paseo marítimo. Barberá destacó que el compromiso del PP 'para la ciudad es crear mayor número de viviendas protegidas a precios más asequibles y de calidad'. Citó que los valencianos dedican menos renta a la adquisición de su hogar que el resto de los españoles (42,1% de su renta, cuando la media nacional es del 50,9%). Destacó dos elementos de su programa, como facilitar que salgan al mercado 9.000 viviendas de protección oficial, además de realizar un plan de vivienda dedicado a los jóvenes, con ayudas en los préstamos hipotecarios.

Otro de los anuncios fue aumentar el número de promociones municipales de vivienda protegida, principalmente para cederlas en alquiler con rentas bajas, y a desarrollar 'un plan para incentivar la puesta en el mercado de alquiler de las viviendas desocupadas', añadió en el patio interior de los dos edificios, listos para la entrega de llaves.