Barberá rebobina y niega que paralice las inversiones en El Cabanyal

2010-04-17Publicat per: El País
"El Ayuntamiento no quiere parar nada en El Cabanyal", rebobinó ayer la alcaldesa de Valencia. "Es el Gobierno quien obliga al consistorio a que no hagamos nada", enfatizó. Las declaraciones de Rita Barberá el día anterior a propósito de la segunda paralización cautelar del plan de El Cabanyal dictada por el Tribunal Constitucional, causó estupefacción. Barberá anunció que congelará al menos 30 proyectos en el barrio a cuenta de la suspensión del plan de prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez. O todo o nada, parece ser la filosofía de Barberá.
La regidora leyó la orden ministerial e insistió en que, con este texto en la mano, se para todo: "Si el Gobierno y los socialistas hubieran querido continuar con el plan, habrían suspendido sólo las actuaciones en la prolongación, dentro de lo que se considera Bien de Interés Cultural (BIC)". Barberá instó al ministerio que dirige Ángeles González-Sinde a rectificar. "Que redacten una nueva orden que aclare que la suspensión afecta sólo a dicha zona y no a todo el ámbito del plan", lanzó.
Acto seguido, la alcaldesa se lanzó a desacreditar la oposición de los socialistas a la prolongación de Blasco Ibáñez. Y para ello rescató el programa electoral del PSOE de hace 20 años, que proponía la prolongación del Paseo al Mar hasta la playa. "Con este programa, el PSOE sacó más votos que yo", dijo con sorna.
Los socialistas respondieron a la alcaldesa: "La voluntad de los socialistas de proteger El Cabanyal quedó patente en la declaración como zona BIC [en 1993] y ahora con la orden ministerial", dijo el concejal socialista de Valencia Vicente González Móstoles. Además, agregaron los socialistas, si la orden ministerial suspende las actuaciones en el barrio, "¿por qué convenia con el Ministerio de Vivienda, con el plan ya recurrido, la rehabilitación de viviendas en el barrio marinero?".
El delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, abogó por "salir del ámbito de la polémica y la discusión" para "pasar al terreno de la colaboración", lo que, a su juicio, requiere, en referencia a Barberá, "que se abandonen actitudes unilaterales, que buscan la confrontación y se den actitudes bilaterales de consenso y que persigan la rehabilitación".
Barberá puntualizó las declaraciones del día anterior en un acto que dio la impresión de haberse convocado con este fin. El pretexto para comparecer fue la presentación del primer jardín vertical de la ciudad, localizado en el centro de control de saneamiento, situado en El Cabanyal.