Los derribos del plan del Cabanyal se harán con un retraso de 4 años

2002-10-25Publicat per: Las Provincias
El 26 de febrero de 1999 se aprobó en el pleno del Ayuntamiento de Valencia el plan del Cabanyal, en el que se incluía el plan de prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. De eso hace tres años y medio. El 25 de enero de 2001, en otra sesión plenaria municipal, se dio luz verde al proyecto definitivo. Ahora, el Ayuntamiento de Valencia, a través de su concejalía de Urbanismo, anuncia que se han comprado 14 inmuebles para iniciar la obra, aunque tampoco será algo inminente, sino que la actuación comenzará en primavera. De forma que el delegado de Urbanismo, Miguel Domínguez, habrá puesto en marcha el plan con cuatro años de retraso, como mínimo.

Domínguez aseguraba el pasado lunes que el año 2003 "va a ser el año del Cabanyal''. La empresa municipal Aumsa ha ido adquiriendo los edificios que se derribarán cuando se aprueben los proyectos de demolición de las estructuras. A pesar de que una de las "joyas de la Corona'' del actual equipo de Gobierno evoluciona con la pereza de un lagarto, los obstáculos continúan contrariando seriamente la labor del Ayuntamiento de Valencia. El 19 de julio de este año, un centenar de vecinos intentó boicotear la apertura la Biblioteca de El Cabanyal que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, tuvo que inaugurar entre cacerolazos.

Los primeros inmuebles que serán derribados están situados entre las calles Blas de Lezo y Juan Mercader. Según las cuentas de Domínguez, antes de las elecciones municipales tendrá la zona lo suficientemente despejada como para que la alcaldesa de Valencia pueda situar la primera piedra de dos bloques de cinco alturas que se construirán en la zona de la calle Mercader y Blas de Lezo