Los traficantes crean dobles accesos con puertas de hierro

Vecinos de El Cabanyal denuncian la conversión de casas en puntos “blindados” de venta de droga

2002-04-26Publicat per: El Mundo
Obras de rehabilitación para adecuar algunas casas del barrio de El Cabanyal para que sirvan de lugres de venta y suministro de droga. Esta es la denuncia que ayer hicieron pública los vecinos de los poblados marítimos de la ciudad, que aseguraron que las obras de adaptación de esas casas, muchas de ellas casi en ruinas, conllevan la colocación de un primer acceso a través de una puerta de hierro con barrotes y cerradura de seguridad, mientras que se establece otras segunda puerta blindada hacia el interior de una especie de patio. Este sistema de doble acceso resguarda una actividad que se realiza en el interior y que supone el pago de traspasos de las casas por valor de 6000 a 12000 euros. En este sentido, los vecinos aseguran que uno de estos inmuebles, en la confluencia de las calles Barraca y Travesía de Pescadores, es propiedad de una familia de negocios de reconocido prestigio dentro de la sociedad valenciana, y aseguraron que ha sido ocupada por traficantes. Los vecinos aseguran que se han dirigido a esta familia para que denuncie la ocupación ilegal de su vivienda, que corresponde a los propietarios, pero explicaron que hasta el momento no se han cursado las oportunas denuncias, por lo que la situación sigue siendo la misma.

Los residentes de la zona aseguran que han sufrido amenazas por parte de los traficantes que han tomado estas viviendas, al tiempo que han sufrido varios intentos de reventar las puertas de sus domicilios e incluso han llegado a temer por su integridad física y psíquica.

Además, denuncian igualmente la existencia de pisos francos en el barrio, donde se almacena la droga, que después es suministrada y trasladada diariamente a estas viviendas para su venta. Esta situación, que según los vecinos es conocida por los agentes de la Policía Local, no está siendo cortada de raíz, al tiempo que se permiten el mantenimiento de las peleas de gallos y perros a muerte en la calle.

Al margen de las denuncias por la venta de droga, el portavoz de la plataforma Salvem El Cabanyal, Faustino Villora, ha denunciado que en dos meses la degradación social del barrio ha sido mayor que durante los últimos dos años. Aseguran que desde que el Tribunal Superior de Justicia dictó sentencia, a finales de enero, sobre la suspensión cautelar del plan, el barrio se ha deteriorado de manera progresiva. De hecho, Villora llegó a hablar de una “mano negra”, y de la “inactividad de la gestión municipal” de cara a “dar un impulso al barrio”.

Además, Villora apunta que la actividad, en la zona en la que el plan no ha sido suspendido de una manera cautelar, se ha limitado al impulso privado, por lo que “la regeneración motivada por la intervención pública ha sido nula”.