La alcaldesa insistió ayer en que agotará la vía judicial

El Ayuntamiento recurrirá la suspensión del Plan del Cabanyal ante el Supremo

2002-03-01Publicat per: Mini Diario
El Ayuntamiento de Valencia recurrirá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana de desestimar los recursos presentados por el Consistorio y la Generalitat contra la suspensión cautelar de los derribos previstos en el Plan del Cabanyal que afecten al entorno BIC. Así lo anunció ayer la alcaldesa de Valencia, quien aseguró que agotará “todas las instancias posibles”.
El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana desestimó el miércoles el recurso de súplica presentado por el Ayuntamiento de Valencia que solicitaba la anulación de la suspensión cautelar de la prolongación de Blasco Ibáñez.

Esta decisión, explicó ayer la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, no significa que la prolongación no vaya a realizarse, “sino que se trata de una ratificación de la suspensión cautelar, es algo provisional hasta que se decida el fondo de la cuestión”.

La alcaldesa insistió en que la paralización ordenada por el Tribunal se limita al 2,2 por ciento de todo el Plan de Reforma del Cabanyal, por lo que la intención del equipo de Gobierno es “seguir actuando sobre el 88 por ciento restante y seguir el calendario previsto”

Al no tratarse de una decisión definitiva, el Ayuntamiento “va a seguir defendiéndolo” y quien quiera ver otras circunstancias finales “se equivoca”.

Sin embargo, para la oposición municipal, el único objetivo del equipo de Gobierno con su decisión de seguir recurriendo es “paralizar el desarrollo del Cabanyal y ahogar a sus vecinos”.

La portavoz socialista-progresista, Ana Noguera, manifestó que Barberá “tiene todo el derecho del mundo a recurrir” pero eso no significa que “deje de invertir en el barrio”. La edil socialista insistió en que las inversiones en el Cabanyal ha sido mínimas durante los diez años de mandato de Barberá.

Por su parte, el grupo parlamentario de Eu instó a la Conselleria de Cultura a actuar de acuerdo con la legislación e “impedir que un Bien del Patrimonio valenciano sea destruido de manera irreversible”.