De las cacerolas a la diplomacia en el Cabanyal

2002-02-03Publicat per: Las Provincias
El recuerdo. Los días posteriores al fallo del TSJ sobre la suspensión de una parte del plan del Cabanyal han reflejado más que nunca el cambio de timón de la plataforma vecinal que se enfrenta al proyecto municipal. El denostado Salvem protagonizó hace escasos años algaradas y enfrentamientos pintorescos, ahora olvidados.

La Remonta. Todavía permanece en la memoria para vergüenza de algunos el intento de agresión de una vecina a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, durante la inauguración del jardín de la Remonta, en el barrio de Malvarrosa.

Evolución. De estos radicalismos, rechazados por todas las fuerzas políticas, se ha pasado a iniciativas (Cabanyal, Portes Obertes, por ejemplo), que son la envidia de más de un concejal, según me confesaron hace unos días.

Guante blanco. La última nota de prensa de la plataforma es significativa, al ofrecer “diálogo, consenso y participación urbanística de todos”. Parece que fue ayer cuando, hace ya cuatro años, el salvem cortó el desfile de Moros y Cristianos del Marítimo. Y lo hizo durante horas. El firmante iba con turbante y sable mahometano, por lo que fui espectador de primera fila.

Argumentos. La alcaldesa Barberá dijo que la suspensión afecta sólo a diez manzanas de viviendas y que el equipo de gobierno piensa ejecutar el plan previsto en el resto del barrio. Argumentos no le faltan. Y votos tampoco. El Partido Popular ha mejorado los resultados siempre en todas las elecciones municipales desde 1991. Por algo será.

El dinero. Algo más difícil está el asunto de la financiación. La jugada sale por 162,27 millones de euros (27.000 millones de pesetas) y la Generalitat todavía no ha fijado la fecha para firmar un convenio, similar al del centro histórico. Además, tras la noticia de la suspensión, miran hacia otro lado.

El calendario. La avenida no estará el próximo año, electoral por más señas, aunque la alcaldesa presentará en su haber otras cosas. Entre ellas, una nueva biblioteca y el “mini-Palau” que se construye en la plaza Virgen del Rosario.

El recurso. A la espera del recurso de súplica y la sentencia definitiva en el contencioso, el concejal de Urbanismo, Miquel Domínguez, dijo el viernes que no cambiará ni una coma del proyecto. Esto incluye, por supuesto, la suspensión de las licencias de rehabilitación de las viviendas condenadas. No lo veo tan grave, sobre todo porque es la misma situación que sufre esta parte de distrito desde que el Plan General aprobado en 1988, durante el gobierno municipal socialista, no se decidiera por una solución para la prolongación de la avenida.

Otros proyectos. En el cajón quedan guardados varios diseños, como el de la gran plaza circular que presentó el arquitecto Luis López Silgo en 1992. Quizá sea conveniente rescatarlos para echarles un vistazo, por lo menos al concepto y las ideas de estos expertos. Es posible que la avenida deba terminar en la estación del Cabanyal. Aunque eso deben decidirlo los gestores de la ciudad y valorarlo los vecinos en las próximas elecciones.