Extracto del programa de Gobierno de Rita Barberá, actual alcaldesa de Valencia, presentado en la campaña electoral de 1999

Impulsar la regeneración

2002-02-03Publicat per: El País
Ha sido y es objetivo primordial de la política urbanística del Partido Popular (PP) en el Gobierno de Valencia el desarrollo sostenible y equilibrado de toda la ciudad, de tal forma que nuestras actuaciones se encaminan, a la vez, tanto a la recuperación decidida del centro histórico, como a la urbanización integral de los barrios y pedanías más carentes de dotaciones y servicios, a la mejor comunicación interna de cada uno de ellos y entre sí, a garantizar la calidad de los nuevos espacios urbanos y a la promoción y ejecución de nuevos y grandes proyectos urbanos que hagan posible la bella y dinámica Valencia histórica y moderna que hoy sorprende (...).

(queremos) Impulsar la regeneración del barrio del Cabanyal-Canyamelar –a través del plan especial de protección- y la ejecución completa del proyecto centenario del Paseo al Mar, uno de los objetivos más urgentes de nuestra ciudad que no quedó resuelto con el Plan General de Ordenación Urbana, lo que ha propiciado un deterioro progresivo de la trama y tejido urbano. Cumpliendo la previsión del programa electoral del Partido Popular, tras una etapa de diversos trabajos y estudios hemos realizado una apuesta seria, firme y respetuosa por el Cabanyal-Canyamelar y sus gentes, consensuando la fórmula más adecuada para la revitalización de este barrio y su conexión definitiva con el centro de la ciudad y para la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar.

Nuestro compromiso es invertir alrededor de 30.000 millones de pesetas en El Cabanyal-Canyamelar, lo que posibilitará la ejecución de zonas verdes, equipamientos culturales (como el antiguo Molino de Arroz, el Cine Musical, la Casa de la Reina o la Casa del Bous); aparcamientos y la concesión de ayudas para rehabilitar más de 500 viviendas protegidas y la construcción de viviendas públicas para permutarlas con la vivienda de los propietarios afectados por el plan. Con la seguridad de que ningún vecino se irá del barrio si no lo desea, ya que dispondrá de la vivienda adecuada o su correspondiente valor económico. Con el plan especial de protección de Cabanyal-Canyamelar se transformará definitivamente la imagen de la ciudad y su relación con el frente marítimo.