Domínguez denegará las licencias para rehabilitar la zona protegida de El Cabanyal

2002-02-02Publicat per: El País
El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia, el popular Miguel Domínguez, afirmó ayer que negará las licencias de rehabilitación en el área del barrio de El Cabanyal protegida por el auto del Tribunal Superior de Justicia. El TSJ acordó el pasado jueves paralizar cautelarmente la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez a través de la zona declarada bien de interés cultural (BIC) de El Cabanyal. Domínguez interpreta que la paralización es cautelar pero 'como estos edificios tienen que desaparecer no podemos derribarlos, pero tampoco rehabilitarlos'.

El responsable del urbanismo en la ciudad de Valencia argumentó que el auto de la sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ sólo paraliza cautelarmente los derribos a la espera de pronunciarse definitivamente sobre la legalidad del plan especial de reforma interior (PERI) de El Cabanyal-Canyamelar. 'Hay que tener paciencia. La sentencia pondrá las cosas en su sitio', afirmó Domínguez, que explicó que 'hay un plan aprobado y legalmente vigente también en esa zona [del barrio delimitada por el tribunal] y como estos edificios tienen que desaparecer no podemos derribarlos, pero tampoco rehabilitarlos'.

Miguel Domínguez indicó que, pese a tratarse de manzanas de edificios que forman parte de una trama urbana declarada bien de interés cultural, en el hipotético caso de que se presentasen peticiones de licencia de rehabilitación 'se negarían o se concederían con la salvedad de que no tiene ningún valor añadido a efectos de expropiación'. El edil insistió, en contra de las dudas que motivan la paralización cautelar de los derribos por parte del TSJ, que el equipo de gobierno popular redactó el plan urbanístico 'con el máximo respeto a la declaración de bien de interés cultural'.

Interpelado sobre si el equipo de Rita Barberá reclamaría a la Consejería de Cultura la supresión de la calificación de bien de interés cultural (BIC) de el barrio de El Cabanyal, Miguel Domínguez señaló: 'No tenemos ningún interés en modificar el BIC'.

El responsable del PP insistió, pese a todo, en descalificar a los socialistas para justificar la posición del equipo de gobierno y criticar que el PSPV no les respalde.

Precisamente, el grupo socialista, a través de su portavoz de urbanismo Rafael Rubio alertó sobre las actitudes 'cuasi fascistas' de Rita Barberá en el caso de El Cabanyal y advirtió de que, si los populares insisten en hacer dos nuevos trozos de avenida inconexos junto a la zona protegida cautelarmente, la ciudad entrará en los records de 'barbaridades urbanísticas'.

En contra la interpretación de los populares, Rubio explicó que los socialistas consideran que, tras el auto, 'el Ayuntamiento de Valencia tiene obligación de dar licencias para rehabilitar, ya que no cabe sólo el mantenimiento del inmueble, sino su rehabilitación'.

'Ahogar el cuadrado protegido [por el TSJ] no tiene sentido', explicó Rafael Rubio, que retó a los populares a derogar la calificación de bien de interés cultural de El Cabanyal si no comparten la necesidad de protección.

El portavoz socialista pidió que el plan se aplique en el resto del barrio, que no está afectado por la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez. Rafael Rubio también instó a los populares a que compren para la Corporación las viviendas de los propietarios que quieren vender en la zona protegida cautelarmente por el TSJ. 'Que las compren a quien quiera venderlas, que las rehabiliten y que les den un uso social', dijo Rubio, que añadió: 'Así defenderán los intereses de los propietarios que ya estaban dispuestos a vender'.

Por su parte, la plataforma cívica Salvem El Cabanyal lamentó ayer que Rita Barberá no utilice el auto del Tribunal Superior de Justicia para 'relajar los ánimos y pensar en otras posibilidades de futuro'.

En un comunicado, la plataforma cívica reiteró su petición de 'diálogo, consenso y participación urbanística para todos'. En el escrito, Salvem El Cabanyal se pregunta si a la alcaldesa sólo se le han ocurrido 'declaraciones amenazantes' y reclama que se abran las puertas al diálogo desde la firmeza y la seriedad que ha caracterizado las reivindicaciones vecinales y a la que se podrían sumar todas las organizaciones y partidos políticos interesados en la ciudad