Barberá anuncia que desarrollará todo el Plan de El Cabanyal salvo lo que ha paralizado la Justicia

La avenida Blasco Ibáñez se prolongará excepto lo paralizado por la Justicia

2002-02-01Publicat per: ABC
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, matizó ayer que la suspensión cautelar del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del Cabanyal por parte del TSJ “sólo afecta a 15100 metros cuadrados de los 678000 totales del Plan, lo que supone un 2,22%”.

Barberá anunció que acata el auto aunque discrepa sobre su contenido “como discrepan otros siete magistrados” y que presentará un recurso de súplica en cinco días y “en caso de no prosperar acudiremos a las instancias judiciales pertinentes”

Progresivo deterioro

La primera edil advirtió de que esta suspensión “supone un contratiempo en la ejecución del Plan en el Perímetro suspendido e implica una inactividad gestora que producirá un progresivo deterioro es ese ámbito”. Y es que esta decisión judicial supone que ese ámbito se queda sin Plan, ni Ordenación, por lo que no se concederán licencias de ningún tipo.

Por el contrario, Rita Barberá fue clara al anunciar que “en el 97,78 por ciento restante de superficie podemos actuar y seguiremos actuando”.

En cuanto a los propietarios afectados por la suspensión, Barberá anunció que “lucharemos por defender sus intereses, ya que el 54% ya había mostrado su intención de llegar a acuerdos con el Ayuntamiento. En concreto, 122 querían permutar, 55 a la venta, y 80 una negociación posterior”.

Además, la alcaldesa siguió defendiendo que “los vecinos del barrio quieren ese Plan que han votado en dos elecciones consecutivas de forma mayoritaria”.

La dirigente popular se congratuló de os argumentos esgrimidos en el voto particular por el magistrado Mariano Ayuso, al que se han adherido otros seis jueces de la Sala de lo Contencioso porque destaca que “el ejercicio de la potestad de planeamiento debe considerarse prevalente al particular de los demandantes”

El magistrado también destaca que “la ejecución del PERI no afecta a ningún edificio singularmente protegido, ni se infiere la legalidad del Plan, ni existe desviación de poder”

Por su parte, la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Ana Noguera, se mostró optimista ante este auto y lo valoró como un “toque de atención a la política urbanística agresiva del Partido Popular que no cuenta con el consenso de los ciudadanos”.

Barberá calificó de “irresponsables” las filtraciones que esta semana han ido relatando la evolución de las deliberaciones. “He asistido a estas filtraciones con exquisita prudencia, sobre deliberaciones que son secretas, como debe serlo también el resultado de las votaciones”, indicó la alcaldesa, quien anunció que las pondrá en conocimiento del Consejo General del Poder Judicial.

El auto de la sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de la Comunidad Valenciana estima “preferente el interés de conservación del Patrimonio Cultural por el inmediato riesgo de pérdida que puede implicar la ejecución del Plan por los derribos necesarios para la apertura y obras previstas en la zona catalogada como Bien de Interés Cultural.

El perímetro de la suspensión está delimitado por la calles Escalante, Pescadores, Doctor Lluch y la que está en proyecto entre las actuales Amparo Guillén e Islas Columbretes.

El voto particular considera que “no hay colisión entre un interés público de carácter urbanístico frente a otro interés público del Patrimonio Cultural, puesto que el PERI está –por propia definición- dirigido a tal protección”.

El Ayuntamiento recurrirá mientras espera la sentencia del TSJ que tardará dos años.