Eu, Pspv, mixto y vecinos exigen que se invierta en el barrio

La oposición cree que “Rita paga por gobernar sin consenso”

2002-02-01Publicat per: Levante
Los grupos de la oposición coincidieron ayer en que el auto de suspensión cautelar parcial de un tramo de la prolongación de Blasco Ibáñez a través del Cabanyal es una especie de “reprimenda” a Barberá por “gobernar en contra de los gobernados” y que debería hacer reflexionar al gobierno local sobre la posibilidad de rectificar.

PSPV: La portavoz del grupo municipal socialista Ana Noguera, compareció acompañada por los concejales José Sellés y Rafael Rubio, secretario general del PSPV en Valencia, para asegurar que el PP, en su política urbanística, “ha estado rozando continuamente la legalidad, saltando la ley de Patrimonio”. Para Noguera, lo más relevante es que un proyecto urbanístico “no puede hacerse sin consenso”. La socialista pidió a la alcaldesa que deje de hacer del Cabanyal un “caballo de batalla” y reclamó las inversiones en el barrio.

ESQUERRA UNIDA: Antonio Montalbán dijo que el auto “viene bien para que el PP entienda que en su día el Consell declaró BIC parte del Cabanyal y que por mucha mayoría que se tenga no se pueden incumplir las leyes y arrasar la trama urbana”. Montalbán hizo un llamamiento a la unidad. Por su parte, el portavoz adjunto de EU en las Cortes, Ramón Cardona, ve en el auto “un paso para detener la destrucción del Cabanyal”.

MANUEL IBÁÑEZ, GRUPO MIXTO: Ibáñez se mostró satisfecho y recordó que el proyecto le parece “aberrante, innecesario e injusto”.

Carmen Vila valoró la “sensibilidad” demostrada por los magistrados.