Las entidades apelantes aseguran que la resolución no debe impedir la rehabilitación del resto del barrio

El TSJ suspende la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar a través del Cabanyal

2002-01-31Publicat per: Las Provincias
La suspensión cautelar del plan de reforma del Cabanyal que incluye la prolongación de Blasco Ibáñez decretada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y que se notificará hoy no impedirá al Ayuntamiento ejecutar las obras de rehabilitación contempladas en el proyecto, según señalaron ayer las entidades apelantes.
La decisión favorable a la suspensión cautelar del plan de reforma del Cabanyal adoptada por la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) no debe impedir al Ayuntamiento llevar a cabo las obras de rehabilitación en el barrio que contempla el proyecto municipal, según señalaron los representantes legales de la plataforma Salvem el Cabanyal y de la Federación de Asociaciones de Vecinos, que han interpuesto sendos recursos.

A pesar de que oficialmente no han recibido la notificación de la resolución del TSJ –que, según fuentes judiciales, se comunicará hoy-, el abogado de los salvem, José Luis Ramos, dio ayer por hecho la admisión del recurso y habló de “victoria de la legalidad sobre la arbitrariedad” al referirse a la decisión final de los magistrados.

La plataforma solicitó en su recurso la paralización de la parte del plan que comprende la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, porque supondría el derribo de 1.651 viviendas y la alteración de la trama urbana del barrio. Según la interpretación del abogado la decisión judicial afecta a actuaciones como las expropiaciones y los derribos, “pero no impide realizar cualquier actuación en el resto del barrio siempre que no altere la actual trama urbana”.

De esta forma el Ayuntamiento podría ejecutar, entre otras actuaciones contempladas en el proyecto de rehabilitación del barrio, la reforma del cine Musical, la recuperación de la casa dels bous o la concesión de las ayudas para la rehabilitación de las viviendas.

El abogado de la Federación de Vecinos, Luis Albentosa, se pronunció en el mismo sentido. “Nuestro recurso va enfocado contra la ejecución de la prolongación ya que es la única parte del plan que tiene carácter irreversible y podría provocar un perjuicio a los vecinos afectados irreparable en caso de llevarse a cabo los derribos”. Albentosa fue más allá y aseguró que en caso de que la suspensión decretada por los magistrados afecte a la totalidad del plan “solicitaríamos que no se dejara en suspenso la parte que afecta a las obras de rehabilitación con la intención de que el Ayuntamiento las ejecute y asuma sus compromisos”.

El proyecto municipal, aprobado con el informe favorable de la Conselleria de Cultura, contempla la prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez desde Serrería hasta Eugenia Viñes a través del Cabanyal con una longitud de 750 metros lineales, parte de los cuales están comprendidos en la zona declarada Bien de Interés Cultural –entre las calles Escalante y Doctor Lluch-.

En opinión de Ramos, este auto TSJ no declara la ilegalidad del plan, que se resolverá en sentencia, sino que “rompe la presunción de legalidad de los actos administrativos, es decir, presume la posibilidad de que prospere el recurso” y recordó que la resolución puede demorarse durante varios años.

El concejal de Urbanismo, Miquel Domínguez, se limitó a señalar que la intención municipal es “continuar adelante con el plan”, sin entrar a valorar la decisión del TSJ “hasta que no conozca el contenido completo de la resolución, a la que hasta el momento no hemos tenido acceso” señaló el edil.

Esta misma postura fue adoptada por la portavoz del grupo municipal socialista, Ana Noguera, que prefirió esperar a tener el auto en sus manos para pronunciarse. El único concejal que se realizó una valoración fue Manuel Ibáñez, del grupo mixto, quien afirmó que esta resolución “es una demostración del funcionamiento del estado de derecho y una posición judicial respecto a un proyecto que no se defiende bajo los parámetros de la justicia” y “una tarjeta amarilla a Barberá que se convertirá en tarjeta roja” cuando salga la sentencia.

Vila afirma que el dinero debe destinarse a la regeneración

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, Carmen Vila, que ha respaldado los planteamientos de los salvem indicó que el objetivo de las actuaciones legales emprendidas hasta el momento “pretende evitar que sucediera lo mismo que, por ejemplo, ocurrió con el Teatro Romano de Sagunto, donde se dictó la sentencia del Tribunal Supremo después del desaguisado”.

Vila comentó que, de confirmarse la resolución del TSJ “nos alegraríamos por todas las peticiones de paralización del proyecto que demuestran la necesidad de consolidar una trama urbana histórica y de que el dinero destinado a un proyecto totalmente de locura y especulativo, sea para la regeneración de un barrio emblemático”.

Por su parte, el portavoz de la plataforma, Faustino Villora, aseguró que el fallo del TSJ les da tiempo para intentar llegar a “un diálogo y un consenso para un plan de rehabilitación sin la destrucción que supone la prolongación”. Villora reconoció que con participación ciudadana “nunca se habría llegado a esta situación que no es buena para el barrio, que sufre un proceso de degradación absoluto tanto urbano como social que será utilizado desgraciadamente en un futuro”

El proyecto

Construcción de una gran avenida hasta la Playa de la Malvarrosa prolongando Blasco Ibáñez. Fecha de aprobación 26 de febrero de 1999, aceptación de la Conselleria de obras Públicas 23 de marzo de 2001. Presupuesto 162.273.268,18 € (27.000 millones pta).