«Le pedimos al Gobierno que no ahogue al barrio»

2010-04-15Publicat per: Las Provincias
Los vecinos del Cabanyal a favor de la prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar y de la rehabilitación del resto del barrio aseguraron ayer que la nueva paralización de las obras «supone un nuevo pasito atrás, pero no nos desanima para seguir reivindicando lo que pide la mayoría de los vecinos del Cabanyal que sí viven aquí de toda la vida». Los integrantes del colectivo 'Sí volem' se reunieron ayer en su sede para seguir recogiendo firmas de apoyo al plan del Cabanyal, una labor que dicen continuarán realizando y que va a buen ritmo, puesto que ya cuentan con más de 11.000 rúbricas.
Los vecinos de 'Sí volem' piden al Gobierno central que reconsidere su postura sobre el barrio marinero del Cabanyal. «Le pedimos al Gobierno que no ahogue el barrio. Esta nueva orden de paralización no va a hacer otras cosa más que contribuir a que la zona se siga degradando. Creo que los residentes no nos merecemos esto. Es una zona de Valencia privilegiada y queremos que abran la avenida, modernicen el área más degradada y que regeneren el resto del barrio. La avenida ya hace tiempo que estaría hecha, pero en la zona de la calle San Pedro y Los Ángeles ha tropezado con determinados intereses económicos de unos pocos», según estos vecinos.
En referencia al bloqueo del Ejecutivo central de los proyectos valencianos, los representantes de 'Sí volem' consideraron que «cosa que piden los valencianos, cosa que se nos niega, como los chiringuitos, el agua y ahora la reforma del Cabanyal». Y añadieron que por el cúmulo de cosas, «da qué pensar la actuación del Gobierno central».
Por su parte, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, aseguró «no entender» por qué a Zapatero, «no le apatece» que Valencia tenga una comunicación directa con el mar mediante la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez por el Cabanyal, al tiempo que restó importancia a la decisión del Tribunal Constitucional. «Es automático que se admita a trámite un recurso planteado por el presidente del Gobierno». «Lo que nos extraña es que con los problemas que tiene en estos momentos España, como el paro y otras cuestiones tan complejas para el presente y futuro de nuestro país, se estén preocupando por la ampliación de una calle», añadió.
El jefe del Consell defendió que se trata de competencias que fueron transferidas a los gobiernos municipal y autonómico «hace ya muchos años» y se mostró convencido de que «tarde o temprano» el Constitucional fallará a favor de lo que es una competencia de una comunidad autónoma».
El vicepresidente del Consell, Juan Cotino, manifestó que «el recurso responde al ataque sistemático y frontal que el Gobierno de Zapatero realiza ante cualquier proyecto que suponga un avance para la Comunitat». Cotino señaló que pese a que «la propia Constitución recoge que el Estado Español debe sentarse a hablar con todas las comunidades autónomas, el presidente Zapatero se lo salta a la torera, dado que desde la Generalitat le solicitaron insistentemente que se siente a hablar con los representantes autonómicos de diversos temas». «Y él responde con ataques, negativas y bloqueo de cualquier proyecto que suponga un avance para nuestra Comunitat sin sentarse a negociar lo más mínimo», reprobó.
Satisfacción socialista
El delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, subrayó que «queda sin ningún fundamento legal y, por lo tanto, en contra de la orden del Ministerio de Cultura, cualquier actuación de derribo que se lleve a cabo en dicho barrio». Para Peralta, «bueno sería que imperara la razón en este sentido, el respeto a la ley, la racionalidad y el aprecio a los valores que en su día justificaron que el barrio fuera declarado Bien de Interés Cultural».
Además, la portavoz socialista, Carmen Alborch , afirmó que la decisión «es una magnífica noticia» para la recuperación del barrio, y pidió a Rita Barberá que respete «la legalidad y suspenda los derribos».
Según Alborch, la decisión del Tribunal «abre un nuevo período de esperanza para quienes estimamos el barrio del Cabanyal y defendemos su recuperación con rehabilitación y sin derribos». Alborch dijo que Barberá debe «abandone la provocación, que suspenda los derribos y que deje de amenazar con nuevas demoliciones».
La portavoz de Salvem El Cabanyal, Maribel Doménech, se mostró «satisfecha» por la decisión, aunque afirmó que la plataforma «no se va a relajar porque asumir la ley no está dentro de los parámetros del PP».