PRESIÓN URBANÍSTICA

Rubio denuncia cómo Barberá consiente la degradación para alentar la especulación

2002-01-13Publicat per: El País
El debate organizado por los socialistas valencianos en torno a la ordenación del territorio coincide con un flagrante caso de desregulación consentida desde el Ayuntamiento de Valencia cuyo resultado final es la pura especulación urbanística. Rafael Rubio, concejal socialista, recordó ayer cómo Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, ha consentido la degradación de la pedanía de Pinedo para justificar la decisión de construir decenas de edificaciones en el entorno de la Albufera. 'Se consiente la degradación del suelo para luego cubrirla con cemento', sintetizó Rubio, quien sugirió que Barberá se convierte así en 'paradigma del buen especulador'.

El concejal socialista expresó su alarma ante unas declaraciones de la alcaldesa, que intentó justificar la agresión urbana alegando que se construirán inocentes casas de poble. Rubio recordó que las cases de poble previstas en el plan general pueden elevarse hasta tres alturas sobre una parcela mínima de 60 metros cuadrados.

La supuesta falta de servicios que sufren los vecinos de Pinedo, de acuerdo con la posición oficial, resulta incongruente, según Rubio, porque a efectos de servicios públicos 'la ciudad debe apreciarse en su conjunto', sin considerar como aisladas ciertas zonas concretas.

Barberá habría aplicado el mismo manual del especulador en el barrio marítimo de El Cabanyal. 'La degradación de la trama de El Cabanyal para construir torres de viviendas responde al mismo modelo', explicó Rubio. El concejal socialista lamentó que el 'único nexo de unión' en el proceder de todas las acciones impulsadas por Barberá resulta ser 'el cemento'.