Alborch acusa a Barberá de "confundir a la ciudadanía" y dice que "no hay impedimento para rehabilitar"

2010-04-15Publicat per: Europa Press
La portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Carmen Alborch, acusó hoy a la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, de intentar "de nuevo, confundir a la ciudadanía" con respecto al barrio de El Cabanyal-Canyamelar. Asimismo, consideró que "no hay ningún impedimento para rehabilitar" y "para construir, dentro de la moderación, en los solares que hay ubicados en el barrio".

Alborch realizó estas declaraciones en un comunicado, después de conocerse ayer la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de admitir a trámite el recurso del Gobierno central contra la ley autonómica que avalaba el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) de El Cabanyal-Canyamelar y de las declaraciones realizadas por Barberá, esta mañana, al respecto.

La primera edil aseguró que ella y su equipo de gobierno acatan la decisión del TC y, por tanto, la "paralización" de todas las actuaciones contempladas en el PEPRI. No obstante, Rita Barberá censuró el "rebote" del Gobierno central "contra Valencia y la Comunitat Valenciana" y el "sectarismo" con el que actúa hacia estos territorios, además de responsabilizar a los socialistas de paralizar El Cabanyal.

Carmen Alborch consideró que "la única que pone trabas es la propia Barberá", al tiempo que destacó que "lo único que paraliza el Gobierno es la destrucción". "Con sus declaraciones de hoy la alcaldesa intenta meter miedo a los vecinos y traspasar al Gobierno la responsabilidad del deterioro del barrio", pese a que es el Ejecutivo nacional "quien va a hacer posible la revitalización que ella quiere boicotear", resaltó.

La portavoz del PSPV estimó que "la alcaldesa intenta de nuevo confundir a la ciudadanía" y opinó que la decisión municipal de "suspender todas las actuaciones previstas en el Plan Especial de Protección y Reforma Interior de El Cabanyal-Canyamelar, supone una equivocación propia de su mala voluntad y tergiversación".

Asimismo, indicó que esta decisión representa "una interpretación torticera e inapropiada" de la orden del Ministerio de Cultura que considera que el PEPRI supone expolio y ordena su paralización. Alborch señaló que la orden ministerial "implica la paralización de las unidades de ejecución, y por tanto de los derribos, previstos para ejecutar la prolongación" de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, "pero no de las actuaciones contempladas en el resto del plan".
La responsable socialista aseveró que "los socialistas, el Gobierno de España, han demostrado su voluntad de impedir la destrucción de El Cabanyal", además de afirmar que "la alcaldesa de Valencia tiene ahora la posibilidad de decir si quiere beneficiar o perjudicar" a este barrio.
"No hay ningún impedimento para rehabilitar, para construir, dentro de la moderación, en los solares que hay ubicados en el barrio. La única que pone trabas es la propia Barberá. Lo único que paraliza el Gobierno es la destrucción", indicó Carmen Alborch.

"PRINCIPAL RESPONSABLE"

Manifestó que "la alcaldesa es la principal responsable del deterioro del barrio de El Cabanyal y de la paralización de su desarrollo". "Lamentablemente no parece que quiera corregir su actitud. Su decisión de paralizar todo el PEPRI supone una nueva medida de fuerza, una nueva provocación para causar desasosiego en los vecinos", dijo la portavoz socialista.

En este sentido, aseguró que "para cumplir la orden ministerial bastaría con suspender los derribos en la zona afectada por la prolongación y el bulevar San Pedro". "Le pedimos que, de una vez por todas, abandone su estrategia de crispación, dialogue con los vecinos del barrio y de toda la ciudad, con las fuerzas políticas y los expertos para consensuar un nuevo plan que haga posible la revitalización de El Cabanyal con rehabilitación y sin derribos", subrayó Alborch.