Un error de la Coput puede anular los recursos contra el Cabanyal

El TSJ de Madrid admite la denuncia contra el Ministerio de Cultura

2001-07-14Publicat per: Levante
La plataforma Salvem el Cabanyal-Canyamelar advirtió ayer a todos los vecinos afectados que se oponen a la prolongación de Blasco Ibáñez que las notificaciones de la aprobación definitiva del planeamiento que la Conselleria de Obras Públicas les está enviando son nulas porque la fecha de aprobación definitiva que figura es errónea. Aunque los vecinos no ven «mala fe» en la equivocación han dado la voz de alarma porque este dato podría malbaratar, retrasar y en cualquier caso confundir en la tramitación de los recursos contra el proyecto. La propia Federación de Asociaciones de Vecinos, al parecer, ha reproducido el error en su recurso. El abogado de la plataforma, José Luis Ramos, explicó que en todas las notificaciones personalizadas a los afectados por el plan (unas 12.000) se cita como acuerdo de aprobación final el 23 de marzo de 2001 cuando realmente la resolución definitiva (publicada en el BOP y el DOGV) es de 2 de abril. La comisión territorial de Urbanismo, tras revisar la documentación el 8 de marzo, la remitió al ayuntamiento advirtiendo que faltaban algunos trámites por cumplimentar (la delimitación de la franja marítimo terrestre) y la Administración municipal contestó el 27, de modo que hubo actuaciones posteriores al 23. La plataforma señaló que los vecinos que impugnen la decisión de Obras Públicas basándose en los datos de la comunicación estarán realizando un trabajo «en balde». Además, el letrado de la plataforma apuntó que «si los tribunales alguna vez declaran nulo el acto del 23 de marzo el plan del Cabanyal seguiría vigente porque su aprobación corresponde a un acto posterior». Este «error de bulto de primera magnitud», según lo calificó el abogado de la plataforma, se ha detectado en todas las notificaciones enviadas a los vecinos afectados. El portavoz de Salvem el Cabanyal, Faustino Villora, considera, no obstante, que no ha habido mala fe por parte de la Coput al indicar la fecha equivocada sino que se trata de un error. La plataforma, que ya ha presentado su recurso contencioso-administrativo en el que solicita una suspensión cautelar parcial, sólo para la parte afectada por la prolongación, no ha incurrido en este error. Los vecinos mantienen otro litigio, un contencioso contra el Ministerio de Cultura al entender que se inhibió en su obligación de tutela del patrimonio histórico. Este recurso fue presentado inicialmente ante la Audiencia Nacional, pero este tribunal se declaró incompetente en la materia y lo remitió al Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Ahora ha sido admitido a trámite. Villora criticó que el delegado de Urbanismo, Miquel Domínguez, anunciara que la demanda se archivaría