En torno al Cabanyal

2001-05-04Publicat per: El País
La intervención urbanística en el Cabanyal que desea realizar el Ayuntamiento de Valencia responde a una idea antigua y ya superada del crecimiento urbano, en la medida en que pretende una articulación de la ciudad con la apertura de una conexión entre la fachada marítima de la urbe con el resto del tejido urbano. Sin embargo, el plan obvia la realidad de que tales conexiones ya existen en la actualidad. El proyecto parte de una idea de la funcionalización de la ciudad que se inspira en la remodelación urbana del siglo XIX. El anacronismo de esta visión en los inicios del siglo XXI resulta evidente, máxime si se considera que el fenómeno urbanizador del último tercio del siglo XX, impone una nueva visión del urbanismo y la arquitectura en aras de la defensa de los aspectos más singulares de cada lugar. La arquitectura debe ayudar a construir un espacio para la ciudadanía y no para la especulación ni para la pérdida de las identidades. El plan especial del Cabanyal constituye un ejemplo de esta política de destrucción del patrimonio y su sustitución por propuestas especulativas. Un proyecto anacrónico como éste es, además, contrario a los principios que inspiran nuestro ordenamiento jurídico. Consideramos que se trata de una actuación difícilmente justificable desde el punto de vista del crecimiento urbano y de la arquitectura, que pretende hacer pasar por una actuación modernizadora lo que no es más que una reedición de viejas y fracasadas políticas especulativas.