Aumsa aprueba hoy las cuentas con casi cuatro millones para la compra de viviendas, mientras que el Plan Confianza incluye otros 27 en nuevas edificaciones

Barberá reserva 31 millones para el Cabanyal pese a la paralización

2011-11-07Publicat per: Las Provincias
El consejo de Administración de la empresa municipal Aumsa tiene previsto aprobar hoy las cuentas de 2012 con un apartado destacado para el barrio del Cabanyal. A pesar de la orden de paralización decretada por el Ministerio de Cultura, queda abierta la puerta a cerrar acuerdos para la compra de inmuebles, propósito para el que se destinarán 3,8 millones de euros, indicaron ayer fuentes municipales.
Será la inversión principal de la compañía, que se encarga de recibir y escriturar a nombre del Ayuntamientos los inmuebles comprados por la empresa Plan Cabanyal-Canyamelar. El pasado septiembre, la junta de gobierno aprobó un gasto de 3,1 millones de euros para la adquisición de 30 viviendas.
Tras el decreto del Ministerio de Cultura que declaró un expolio al patrimonio cultural del barrio la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, el Consistorio decidió paralizar cualquier licencia de obras, tanto pública como privada. Eso ocurrió en abril de 2010, cuando el asunto entró en el Tribunal Constitucional tras el recurso presentado por el Gobierno a la modificación de Bien de Interés Cultural decidida por la Generalitat.
Fue una compleja estrategia de decretos, modificaciones y nueva normativa que ha entrado de momento en dique seco, a la espera de la sentencia del alto tribunal. Esa es la razón de que también se vean afectados los proyectos previstos en el Plan Confianza para el mismo barrio del Marítimo.
En un principio había obras por 45 millones de euros, concentradas en cuatro grandes proyectos. El gobierno municipal decidió después separar una y dejar la cantidad en 33 millones de euros. Finalmente, otra modificación aprobada después limitó la partida a 27 millones.
El grueso del presupuesto se destinará a una manzana de 73 viviendas en unos solares municipales entre las calles Sánchez Coello y Felipe de Gauna, así como la compra de pisos, con un total de 18 millones. El proyecto fue elaborado por los técnicos de Aumsa, aunque finalmente será la sociedad Plan Cabanyal-Canyamelar la encargada de acometerlo. La intención es sacarlo a licitación y empezar las obras en 2012, que salvan la orden de paralización al tener la licencia concedida con anterioridad.
El resto del presupuesto servirá también para la compra de viviendas. La ejecución del plan del Cabanyal exige el derribo de 1.605 propiedades, mientras que en una posterior fase se levantarán 1.500 viviendas de promoción pública. De la primera cantidad, poco menos de un tercio ya está en manos de la empresa formada por la Generalitat y el Ayuntamiento.
Debido a la crisis económica, el interés por la venta de viviendas y plantas bajas a la Administración ha aumentado. En realidad, hay lista de espera para acudir al notario y firmar los contratos, indicaron las mismas fuentes. Resolver esto depende en buena manera de la velocidad en las transferencias de dinero desde la Administración.
Quedará una partida de nueve millones, para completar los 27 millones, destinados al aparcamiento y urbanización del bulevar San Pedro. Como hay una prórroga del Plan Confianza hasta enero de 2013, la previsión es que la probable victoria del Partido Popular en las elecciones generales sirva para retirar el recurso del Gobierno en el Tribunal Constitucional. Así podrían reiniciarse las obras, incluido el citado parking subterráneo.