Cabanyal sin pausa

2011-11-07Publicat per: Las Provincias
Una cosa es la crisis y otra muy distinta dejar de marcar las líneas de la estrategia a largo plazo. Así se verá hoy en el consejo de Aumsa, donde las cuentas del próximo año incluirán una partida sustancial para la compra de viviendas en el Cabanyal. La voluntad del gobierno municipal, de la alcaldesa Rita Barberá, es clara, y pasa por reanudar el plan urbanístico cuando cambie el Gobierno en Madrid, como si la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, nunca hubiera existido.
A la espera de Rajoy. Frente a los intentos del socialista Joan Calabuig de pactar la reanudación de las obras dejando fuera la prolongación de Blasco Ibáñez, Barberá ve muy cerca del horizonte el 20-N, cuando lo más probable es que Rajoy se asome a la terraza de la calle Génova alzando los brazos en señal de victoria. Eliminado el recurso en el Constitucional, podrán reanudarse los derribos, la rehabilitación de edificios y la urbanización de calles.
Plazos. De todas maneras, no todo será un camino de rosas para el proyecto de los populares. Además de la oposición en el juzgado y en la calle que planteará la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal, la financiación pública llegará con cuentagotas. Si cuando se aprobó el plan se hablaba de un plazo de ejecución de diez años, la crisis económica lo alarga todo un poco más.
Degradación. El problema es que el Cabanyal no aguantará tanto. La ruina es evidente en muchas de sus calles, principalmente en la «zona cero» de la calle San Pedro y alrededores. La ocupación ilegal de decenas de viviendas, los vertederos que aparecen en los solares y la inseguridad ciudadana no tienen pausa. Es algo en lo que también debería pensar el gobierno municipal, para no fiarlo todo a soluciones urbanísticas. La necesidad de un refuerzo policial es evidente, al igual que el desalojo de muchos de los inmuebles afectados.