Costas pide que se marque la línea marítima

El plan del Cabanyal logra el último visto bueno administrativo

2001-03-09Publicat per: Levante
La comisión territorial de urbanismo de la Conselleria de Obras Públicas dio ayer su visto bueno al plan especial de protección y reforma interior (PEPRI) del Cabanyal-Canyamelar que incluye la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez. Esta aprobación, que deberá ratificar el conseller José Ramón García Antón con su firma, era el último trámite administrativo necesario para dar luz verde al proyecto de la alcaldesa Rita Barberá. La comisión no puso problemas ni objeción alguna al planeamiento aprobado por el ayuntamiento el pasado 29 de diciembre de 2000. Sólo el representante de la Demarcación de Costas reclamó que el ayuntamiento aporte un plano de líneas para dejar clara la delimitación de la zona marítimo-terrestre, que es de su competencia, y que el plan no le afecta. El trámite, con todo, se ha retrasado respecto a lo previsto. El propio conseller García-Antón había anunciado, poco después de la aprobación del pleno municipal, que se resolvería en el plazo de un mes y han acabado siendo tres. El escollo a salvar fue el de la preceptiva autorización de la Conselleria de Cultura, al tratarse de un ámbito declarado Bien de Interés Cultural y en vista de que los informes técnicos de Patrimonio apuntaban dificultades de ajuste con la ley. Finalmente, el ayuntamiento presentó una serie de informes encargados a arquitectos externos, técnicos municipales y un jurista, y obtuvo la resolución favorable de Cultura. El delegado de urbanismo, Miquel Domínguez, asistió a la reunión de la comisión territorial ayer. Ahora que el plan puede darse prácticamente por aprobado de forma definitiva, el equipo de Gobierno de Barberá está estudiando las fórmulas para constituir una sociedad de gestión que lleve adelante el proyecto. Salvem, en las ferias de turismo Representantes de la plataforma Salvem el Cabanyal-Canyamelar acudirán a las ferias de turismo y a otros actos internacionales en los que participen autoridades políticas autonómicas y municipales «para denunciar el vandalismo oficial y la doble moral» con la que actúan. La plataforma ratificó su «compromiso de defender nuestras casas y patrimonio cultural». Los vecinos harán una campaña para recaudar dinero para los viajes, en los que mostrarán vídeos y repartirán folletos. La plataforma se ha hecho eco de otra publicación internacional, la revista Resurgence, que publicó un reportaje contra la prolongación de la avenida.