Zaplana no es partidario de cambiar la ley y dice que mantendrá a su candidato a Síndic

2001-02-23Publicat per: El País
La crisis institucional en torno al nombramiento de un nuevo Síndic de Greuges, que mantiene enfrentados a populares y socialistas en las Cortes Valencianas, se parece cada día más a la que ya se registró al respecto en la última ocasión en que se produjo un relevo. El presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, acentuó ayer ese paralelismo al señalar que el PP no retirará a su candidato, que el miércoles no logró los votos suficientes para ser elegido, y al afirmar que no es 'partidario' de modificar la ley del Síndic para salir del atolladero, de manera que la crisis se vislumbra larga.

La situación a la que se ha llegado se asemeja mucho a la registrada en el verano de 1998 con motivo de la sustitución del primer Síndic de Greuges, Arturo Lizón, elegido durante la etapa de Gobierno de los socialistas. Entonces los populares propusieron al ex magistrado Luis Figueiras, pero los socialistas consideraron que no era el candidato idóneo. Durante un año, los dos partidos mayoritarios fueron incapaces de ponerse de acuerdo. Finalmente el PP propuso a Luis Fernando Saura, al que el PSPV sí aceptó y que ocupó el cargo hasta su fallecimiento, el pasado mes de octubre. Pero a continuación el PP le coló un gol al PSPV al colocar a Figueiras como adjunto al Síndic. Los socialistas, por su parte, colocaron a Emilia Caballero, que ahora se ha convertido en uno de los principales obstáculos para que los dos partidos se pongan de acuerdo en torno al nombramiento del nuevo Síndic.

Ahora el PP ha propuesto a Bernardo del Rosal sin consensuarlo previamente. Las negociaciones iniciadas posteriormente entre ambos grupos quedaron rotas al poco de comenzar. Los socialistas pedían que se pospusiera la votación para permitir una negociación más amplia en torno al futuro de la institución del Síndic de Greuges que incluyera el examen previo del candidato. Además, el PSPV quiere que Emilia Caballero, Síndic adjunta desde el fallecimiento de Saura, comparezca en las Cortes para dar cuenta del informe de la institución correspondiente al año 2000 y para explicar su dictamen contrario al proyecto urbanístico del barrio de El Cabanyal de Valencia. El PP, que no acepta esto último de ninguna manera, sometió a votación la candidatura de Del Rosal en el pleno del pasado miércoles a pesar de saber que no obtendría los dos tercios de votos de la Cámara que requiere la ley para el nombramiento. Como así fue.

El proceso se encuentra, pues, estancado y no se vislumbra la salida. La ley concede ahora un nuevo plazo de tres meses para elegir al Síndic. Y después..., el vacío, porque no prevé nada más.

Una situación que el presidente Eduardo Zaplana no contribuyó a aclarar ayer. 'Yo no soy partidario de modificar las normas, y aguanto lo indecible para no cambiarlas', dijo Zaplana en los pasillos de las Cortes Valencianas al ser preguntado acerca de las posibilidades de desbloquear la crisis. A continuación anunció que el PP no cambiará a su candidato, y descargó sobre el PSPV toda la responsabilidad por la situación al añadir: 'Si el Partido Socialista no quiere, no tendremos, de momento, Síndico de Agravios'. Obviando el hecho de que presentaron de forma unilateral la candidatura de Del Rosal, algo que no gustó a los socialistas, que no lo rechazan como candidato sino que piden examinarlo antes, los populares acusan al primer partido de la oposición de bloquear el proceso de renovación del Síndic. Y a pesar de las explicaciones de los socialistas, Zaplana obvió el asunto al señalar: 'Es una incongruencia absoluta decir que el candidato propuesto reúne todos los requisitos pero que no se le vota sin explicar por qué no se le vota'.

El portavoz adjunto del Grupo Socialista-Progresistas, Andrés Perelló replicó al presidente, quien, en su opinión, había incurrido en una 'inexactitud', informa Efe. 'Jamás hemos considerado buen Síndic a Del Rosal, primero porque no lo ha sido y nadie que no lo ha sido puede ser un buen Síndic, y segundo porque, aunque su currículo es bueno, eso no quiere decir que no pueda ser un perfecto papanatas como Síndic', señaló Perelló, quien dijo no entender la negativa del PP a que el candidato sea examinado en la comisión de Peticiones cuando los populares 'tienen tan buena consideración de Bernardo del Rosal'.

Perelló consideró que, al mostrarse en contra de la modificación de la ley, el presidente había 'desautorizado' al portavoz popular, Alejandro Font de Mora. Éste replicó: 'Siempre hemos dicho que es preferible agotar todos los recursos y que sólo plantearemos la reforma en último caso'. Font de Mora añadió que, si no hay acuerdo, 'algo que habrá que hacer, porque la Síndic adjunta no puede seguir en esa situación de interinidad después de hacer unas actuaciones que demuestran su actitud partidista'.