La ampliación del puerto y el plan del Cabanyal, en el punto de mira

Los “salvem” planean reventar las obras decisivas

2001-02-10Publicat per: Las Provincias
Blasco Ibáñez, ampliación del puerto y el solar de Jesuitas. Son sólo algunos ejemplos de objetivos de los grupos radicales conocidos como salvem y que preparan un año repleto de movilizaciones y acciones contra obras del Ayuntamiento y de la Generalitat.
Representantes de las plataformas conocidas como salvem han iniciado una serie de contactos periódicos, en su mayor parte espontáneos y fruto de protestas y actos culturales, para coordinar y planificar la oposición a los grandes proyectos de desarrollo económico previstos por el Ayuntamiento y la Generalitat hasta el final de esta legislatura.

Las protestas para salvar una alquería en el barrio de Benimaclet, que se debe derribar para construir un tramo de la ronda norte, han sido la “punta de lanza” de un movimiento que tiene como bandera aparente la conservación de la huerta metropolitana.

En este caso, la asociación de vecinos se desmarcó en su día de los encadenamientos y los actos de protesta, dado que el proyecto “era conocido y aceptado desde hace varios años”, según un portavoz de la entidad vecinal.

No en vano, la ronda periférica de Valencia fue bautizada con el nombre de Plan Felipe, dado que se firmó en la etapa de los gobiernos socialistas. aunque ahora es cuando ha salido adelante.

Los salvem más representativos son Salvem el Botánic, Salvem el Cabanyal y Salvem l’Horta. Las acciones previstas se plantean al margen totalmente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, interlocutora de más de 80 entidades vecinales ante la Administración.

Oposición electoral

El carácter preelectoral de este año, en ecuador de la legislatura, también ayuda a fomentar las acciones radicales. La ampliación del puerto, a través de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), ha empezado a rodar y este año tienen que atarse la mayor parte de las expropiaciones y los desalojos.

“Se tiene el propósito de bloquear todos los derribos de las casas afectadas en varias zonas de Valencia”, según explicó una persona relacionada con una plataforma por la conservación de la huerta.

En el Cabanyal sucederá tres cuartos de lo mismo. Tras la aprobación definitiva del plan urbarnístico, el Ayuntamiento quiere iniciar las expropiaciones de inmediato, bien con una empresa pública o con un convenio con la Generalitat.

La prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar ya ha estado varias veces en el programa electoral del Partido Popular, por lo que la alcaldesa, Rita Barberá, ha dado orden expresa al área de Urbanismo y de Obras en la Vía Pública que antes de 2003 quiere ver “obra hecha” en el Cabanyal. Lo sucedido en el último pleno municipal fue un buen ejemplo de lo que sucederá en el barrio. Una perfecta orquestación a la hora de las intervenciones de los vecinos (una anciana, una niña y un joven que terminó pintándose la cara a imitación de la sangre), sirvió para demostrar a los presentes la ‘profesionalidad” de las actuaciones.

Hasta en los textos se fijó un límite jurídico. Barberá pidió que se anotara en el acta una posible actuación judicial, aunque luego se demostró como imposible. El abogado de Salvem el Cabanyal, José Luis Ramos, pulió todos los textos para no embarcarse sin querer en una querella del Ayuntamiento.

Ramos es miembro de Ecologistas en Acción, que empezó el pasado año a ganar simpatías en Valencia, donde compite con Agró. Se trata de un movimiento ecologista propenso a acudir a los tribunales en proyectos repartidos por toda la Comunidad Valenciana.

En las obras de la ronda todavía quedan nuevos episodios de cadenas y desalojo por parte de la policía. El derribo de la casa rural de Benimaclet se ha paralizado y desde hace seis días “los agricultores no pueden regar los campos cercanos porque las obras iniciaron la demolición de las acequias y todavía no se han colocado las tuberías”, según un vecino del barrio.

Otro de los fuegos que se pretenden avivar este año es el proyecto de un hotel en el solar de Jesuitas. Las negociaciones de los promotores con la nueva directora general de Patrimonio Artístico, Carmina Nácher, deben empezar en próximas fechas, por lo que aumentará la presión para que se deniegue de nuevo la autorización