'El plan de El Cabanyal puede potenciar operaciones especulativas de envergadura'

2001-02-05Publicat per: El País
Pregunta. ¿Dónde vive usted?
Respuesta. En El Cabanyal.

P. ¿Dónde le gustaría vivir?
R. En El Cabanyal.

P. ¿Su vivienda es una de las que serían demolidas para prolongar la avenida de Blasco Ibáñez?
R. Sí.

P. ¿Y qué piensa hacer?
R. Tratar por todos los medios legales de que no se apruebe el plan y si se aprueba, defenderme para que los tribunales lo declaren nulo. La situación es complicada, porque se mezcla el hecho de ser un afectado directo (y por ello parte interesada) con la argumentación racional, y en mi caso académica, de que el plan es inadecuado, carece de justificación, y además, técnicamente, está muy mal concebido y desarrollado. Más allá de mi situación personal, creo que este plan es un error.

P. ¿La operación urbanística es sólo especulativa?
R. Es una operación de política urbanística desafortunada, que tiene componentes especulativos, sobre todo para la potenciación de toda la fachada de la playa, desde el puerto a la Malva-rosa, donde se pueden hacer operaciones especulativas de gran envergadura.

P. ¿No habría beneficios urbanísticos?
R. Si se entiende por beneficios urbanísticos los colectivos, los que pueda recibir la gente corriente, no. Sí puede haberlos para los promotores que desarrollen el frente marítimo.

P. Hay quienes invocan como precedentes el París de Haussmann, o la Barcelona olímpica.
R. La Barcelona olímpica lo que hizo fue regenerar y construir sobre la playa la fachada marítima, pero no tengo noticias que hayan tocado la Barceloneta, que sería, salvando las distancias, el equivalente a El Cabanyal. Si invocan al París de Haussmann, lo han copiado sin grandiosidad y me parece que la Valencia del siglo XXI no es el París de Napoleón III.

P. ¿Por qué la alcaldesa, Rita Barberá, está tan empecinada en esa intervención en El Cabanyal y no ha avanzado nada en el Parque Central y en el soterramiento de las vías que atraviesan aún muchos barrios?
R. Supongo que cree que puede ganar votos, o que quiere pasar a la historia como la baronesa Haussmann valenciana.

P. El Ayuntamiento ha barajado el coste de las expropiaciones en unos 10.000 millones de pesetas, pero a precio de mercado serían 25.000 millones. ¿Eso significa un expolio?
R. Sí.

P. También se dice que el plan de El Cabanyal acabará con el deterioro de muchas viviendas y el tráfico de drogas.
R. El mal estado de muchas viviendas se debe a las pensiones miserables que tienen las personas mayores que viven en ellas y que no pueden afrontar los gastos para rehabilitarlas. En cuanto al tráfico de drogas, mientras sean ilegales, es una cuestión policial.

P. Cambiemos de barrio; en Russafa se está dando una mezcla de la población tradicional del barrio, de jóvenes y de población inmigrante. ¿Ese mestizaje social puede producir algún fenómeno urbano interesante?
R. Sí y creo que será positivo porque puede revitalizar el barrio en mayor medida que cualquier política del Ayuntamiento. Es más, pienso que Russafa se está revitalizando a pesar del Ayuntamiento. Los barrios en los que se produce una mezcla de poblaciones de diferentes características suelen ser los más dinámicos y estables de la ciudad.

P. ¿El precio de la vivienda en general está sobrevalorado?
R. No exactamente. El mercado inmobiliario suele presentar fuertes oscilaciones, y ahora estamos en la parte alta del ciclo del sector, la demanda supera a la oferta y los precios suben.

P. ¿Se puede pinchar la burbuja inmobiliaria?
R. Si el mercado inmobiliario se sigue comportando como en el pasado, cabe esperar que la actual burbuja inmobiliaria se pinche, como usted dice, y asistamos a una recesión muy fuerte de las ventas de viviendas y a una bajada moderada de los precios.

P. ¿Si un hijo suyo le pregunta si suscribe una hipoteca fija o variable qué le aconseja?
R. Aunque los hijos no suelen pedir consejo a los padres, le aconsejaría que no suscribiese una hipoteca y que se alquilase un piso.

P. Pero en España, a diferencia de lo que sucede en muchas ciudades europeas, hay una obsesión por comprar.
R. Es un problema cultural, la gente aspira a tener una propiedad inmueble y se sacrifica bastante para conseguirla. Y además, falta un mercado amplio y solvente de vivienda en alquiler.

P. ¿La situación urbanística de Valencia le recuerda en algo la película de Francesco Rosi Las manos sobre la ciudad?
R. Posiblemente lo que pasa en Valencia sea una parodia de la película.

MANUEL PERIS
Catedrático de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Valencia, Manuel Pérez Montiel tiene 59 años y es experto en economía urbana.