Parón y otra vuelta de tuerca

2010-04-15Publicat per: Levante
El ministerio de González Sinde recuperó ayer el pulso por el Cabanyal en el último instante. Después de doce sentencias judiciales avalando los derribos de casas de acuerdo con el plan especial de reforma del barrio, el ministerio se coló el año pasado por un resquicio que dejaba el Supremo y declaró en diciembre que el plan suponía un expolio del conjunto protegido. El Consell, primero, respaldó por decreto la gran operación urbanística de Valencia. Y el Gobierno lo neutralizó, después, con un primer recurso al Constitucional. Pero el Consell convirtió su decreto en ley, y el proceso se repitió, concluyendo ayer con otra paralización en el alto tribunal. Es decir, estamos como hace cuatro meses, pero con los ánimos más caldeados y con un enfrentamiento entre dos bandos irreconciliables alimentado con pugnas públicas en busca de un interés político, rencillas particulares y cargas policiales desafortunadas. Por si todo esto fuera poco, el Ayuntamiento de Valencia, que empezaba a tramitar 19 nuevos derribos fuera de la zona BIC, cambió ayer de estrategia aprovechando el auto del TC, que realmente sólo afectaría a la zona BIC, para bloquear todo el urbanismo del barrio y poner al vecindario en contra del Gobierno al advertir que el recurso del ministerio «le lleva» a no poder dar ni una sola licencia de obras, ni mayores ni menores, a nadie y a detener la rehabilitación hasta de El Casinet mientras resuelve el TC, como máximo en cinco meses. Es una prueba más del fondo revuelto que anima este endemoniado enredo.