Plano

2001-01-30Publicat per: Levante
Si al Ayuntamiento de Valencia no le gusta oír las advertencias de la Síndica de Greuges, Emilia Caballero, acerca de la más que probable ilegalidad de la partición del Cabanyal, haber discurrido una solución de enlace más inteligente. Gobernar con el terreno acotado por las leyes es un estorbo, sin duda, porque da más gusto el galope libre, pero ahora es el momento de que la alcaldesa Rita nos aclare si su modelo es Montesquieu, como espero, o Calígula, como ha llegado a temerse.

Porque para ver la clave de todos los problemas de Rita con el Cabanyal no hace falta escuchar los ponderados argumentos de Faustino Villora o de otro dirigente vecinal y, menos aún, la anticuada prosopopeya de a primera edila que aún hace unos días afirmaba en un pleno que «Valencia había dejado de darle la espalda al mar’>. Querida incurable: este vecindario jamás le ha dado la espalda a nada. Primero, porque es demasiado curioso y experimentador. Segundo, porque menudean los puñaleros,

tanto los autónomos como los que trabajan por cuenta ajena. Tercero, porque el vicio de sodomía, en todas sus variantes, está muy extendido. De espaldas, sólo a la pared y si no hay ventanas.

Para saber, digo, lo que pasa en el Cabanyal basta con mirar un plano. Allí verán que Valencia es una ciudad de capas sucesivas que se anillan en torno a un centro. Centrípeta, sí. Y radial. En cambio, el Cabanyal aparece literalmente atravesado, como la isla de La Palma en el conjunto de Canarias. Y, atención, es lineal y no tiene centro. Las cosas son síntomas y los síntomas no se producen por casualidad, sino porque sí, es decir, porque afirman algo. En un caso, concentración, ensimismamiento, capitanía. En otro, majeza y disponibilidad porteñas. La prolongación de Blasco Ibáñez es como el encuentro en un camarote de un seminarista y una cantante de rock. Los arquitectos Bohigas y Solá Morales hablan de sutura, de microcirugía. Es decir, dan por descontado el carácter cruento de la maniobra. Y aconsejan la forma menos traumática de enlace.