La Síndic pide comparecer en las Cortes ante la gravedad de las 'acusaciones inciertas' del PP

El informe contrario al plan de El Cabanyal abre una crisis institucional entre la Sindicatura y el PP

2001-01-26Publicat per: El País
El Partido Popular arremetió ayer con virulencia contra la titular interina de la Sindicatura de Greuges, Emilia Caballero, tras la emisión por parte de la institución de un dictamen que recomienda a la Consejería de Cultura modificar su decreto favorable al plan del Ayuntamiento de Valencia para prolongar la avenida de Blasco Ibáñez a costa de partir en dos el barrio de El Cabanyal-Canyamelar. El informe, que da la razón a los vecinos frente a las administraciones autonómica y local, abre una crisis institucional entre el Síndic de Greuges y el PP. El portavoz parlamentario popular, Alejandro Font de Mora, acusó a Emilia Caballero -que asumió el cargo de manera interina tras la muerte del titular, Luis Fernando Saura- de actuar a las órdenes del PSPV y de 'manipular la institución'. La alcaldesa de Valencia y diputada autonómica, Rita Barberá, fue más allá y pidió la 'inmediata dimisión' de Caballero. Ésta 'ha interferido en el derecho de la autonomía local, se ha extralimitado en sus funciones y ha entrado en política', dijo Barberá, que, al igual que Font de Mora y los demás diputados del PP, votó a favor del nombramiento de Caballero. El concejal de Urbanismo de Valencia, el popular Miguel Domínguez, se encargó de dar la última vuelta de rosca al reiterar la petición de dimisión y exclamar en el pleno: 'Y espero que mis compañeros en las Cortes pidan una remoción y la echen a la calle'.

El dictamen de la Sindicatura de Greuges emitido el miércoles expresa su sorpresa porque la Consejería de Cultura advierte de que el plan urbanístico para prolongar la avenida de Blasco Ibañez y dividir en dos el tradicional barrio de El Cabanyal-Canyamelar -cerca de 1.700 viviendas se verán afectadas por la expropiación- vulnera la legalidad y porque los plazos de tramitación no se han cumplido adecuadamente.

La resolución de la Síndic enervó ayer los ánimos de los populares, que, en un ambiente crispado, sacaron adelante y en solitario la aprobación provisional del plan urbanístico de El Cabanyal-Canyamelar. Las intervenciones de la mayoría de asociaciones, algunos de cuyos representantes se hirieron de muerte con pintura roja tras la votación y fueron desalojados del hemiciclo, y la oposición de PSPV y EU no fueron tenidas en cuenta. Las duras críticas de destacados miembros del PP al dictamen sobre el plan de El Cabanyal han creado malestar en el seno de la Sindicatura de Greuges. Emilia Caballero anunció ayer, tras las 'críticas inciertas' vertidas desde el partido del gobierno, que solicitará su comparecencia en la comisión de Peticiones de las Cortes Valencianas para explicar el asunto. Caballero argumentó: 'No voy a entrar en las críticas del PP, que son absolutamente inciertas. Entraré en este asunto a través del mecanismo que la ley de la Sindicatura permite'. La ley que regula la institución encargada de defender a los ciudadanos frente a los abusos de la Administración valenciana establece que 'cuando la gravedad o urgencia de los hechos así lo aconsejen, el Síndic podrá presentar en cualquier momento comunicaciones o informes extraordinarios que dirigirá a la comisión de Peticiones o, en su caso, a la Diputación Permanente'.

El portavoz adjunto del Grupo Socialista en las Cortes Andrés Perelló indicó que los populares han pasado 'de vapulear a la oposición con lecciones sobre el respeto al Síndic de Greuges a criticar a Emilia Caballero por tramitar una queja [que ha motivado el dictamen sobre el plan de El Cabanyal] que dormía el sueño de los justos'. 'Confunden mayoría con totalitarismo legal', indicó Perelló.

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Ana Noguera, que solicitó la retirada del orden del día del punto de aprobación del plan del Cabanyal, acusó a Barberá de 'perder los papeles'. 'Es muy peligroso el terreno en el que entra el PP de cuestionar las instituciones que no emiten opiniones favorables a su política', prosiguió Noguera, 'la figura que ustedes cuestionan estuvo votada por las Cortes y por Barberá como diputada'. 'No sólo descalifican, sino que criminalizan. Están creando alarma en la ciudadanía', sentenció Noguera.

El edil de Esquerra Unida Manuel Ibañez acusó a los populares de 'no aceptar las reglas democráticas' y de 'utilizar la mayoría absoluta como coartada'. Ibañez acusó a los populares de realizar 'terrorismo de baja intensidad' jugando con el sueño, el futuro y las vidas de miles de vecinos de El Cabanyal-Canyamelar.

El popular Miguel Domínguez pidió 'la reprobación absoluta' de la Sindicatura por el dictamen.