La Síndic de Greuges insta a Cultura a revisar su resolución y rechazar el plan de El Cabanyal

La Síndic da un varapalo al plan urbanístico de El Cabanyal

2001-01-25Publicat per: El País
La Síndic de Greuges emitió ayer un dictamen en el que insta a la Consejería de Cultura a revisar la resolución favorable al plan urbanístico del barrio de El Cabanyal. El informe, que se conoció horas antes de la aprobación provisional del plan que hoy tiene prevista la Corporación en pleno, advierte que se vulnera la legislación vigente y que los plazos de tramitación se han aplicado inadecuadamente. El portavoz parlamentario del PP arremetió contra la Síndic en funciones, Emilia Caballero, a la que acusó de actuar a las órdenes del PSPV.
La institución del Síndic de Greuges (el equivalente autonómico al Defensor del Pueblo) instó ayer a la Consejería de Cultura a revisar el contenido de su resolución favorable a la prolongación de la avenida de Blasco Ibañez en Valencia y la remodelación del tradicional barrio de Cabanyal-Canyamelar. Según la argumentación de la Síndic de Greuges, la propuesta de remodelación urbanística impulsada por el equipo de la popular Rita Barberá 'no resulta compatible' con la declaración de Bien de Interés Cultural que protege el barrio de El Cabanyal.

La argumentación de la Síndic de Greuges en funciones, Emilia Caballero, que se produce tras la queja remitida por la plataforma cívica Salvem El Cabanyal-Canyamelar, supone un serio revés al polémico proyecto urbanístico, cuya aprobación provisional está hoy prevista en el pleno municipal de Valencia.

El informe de la Síndic de Greuges señala que 'resulta cuanto menos sorprendente' que la Consejería de Cultura haya 'incumplido inadecuadamente el plazo de tres meses para emitir' su resolución al conceder una prórroga para dar tiempo al Ayuntamiento de Valencia a presentar un dictamen favorable a la prolongación de la avenida de Blasco Ibañez.

En la resolución de la queja, la Síndic recalca igualmente que 'también resulta sorprendente' que el planeamiento urbanístico previsto en el barrio de El Cabanyal 'obedezca más a las prescripciones del Plan General de Ordenación Urbana [de la ciudad] que a las propias exigencias de la declaración de conjunto histórico protegido como Bien de Interés Cultural que precisaría de una ordenación urbanística integral y simultánea'.

La argumentación de la entidad encargada de defender a los ciudadanos frente a los abusos de la Administración se basa en una abundante jurisprudencia sobre la materia. En el informe de la Síndic se manifiesta que 'sólo podría legitimarse' la actuación urbanística municipal en el propio decreto que declaró el barrio Bien de Interés Cultural justificando que 'se trataría de una medida de protección del conjunto histórico y precisando las razones para sacrificar una parte del propio tejido urbano protegido'.

La resolución de la Síndic también advierte que, aunque la legislación reconoce 'ciertas virtualidades a las remodelaciones urbanas y sustitución de inmuebles que con carácter excepcional se regulan en la ley estatal' ésta exigiría 'la garantía de la edificación sustitutoria. Los fundamentos jurídicos utilizados por la Síndic, que se refieren a la ley autonómica, estatal y a la doctrina del Tribunal Constitucional, llevan a la institución a recomendar a la Consejería de Cultura que revise la resolución que da luz verde al plan urbanístico municipal.