Barberá acata decisión del TC y estudiar presentar via notarial el informe que descarta el expolio

2010-04-15Publicat per: Europa Press
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, aseguró hoy que ella y su equipo de gobierno acatan la decisión, conocida ayer, del Tribunal Constitucional (TC) de admitir a trámite el recurso del Gobierno central contra la ley autonómica que avalaba el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) de El Cabanyal-Canyamelar y, por tanto, la "paralización" de todas las actuaciones contempladas dentro de esta intervención urbanística.

Asimismo, Rita Barberá, que compareció ante los medios de comunicación tras participar en la inauguración de una jornada municipal sobre el pueblo gitano, censuró el "rebote" del Gobierno central "contra Valencia y la Comunitat Valenciana" y el "sectarismo" con el que actúa hacia estos territorios.

Apuntó también que el consistorio estudia la posibilidad de presentar al Alto Tribunal el requerimiento notarial que la administración local y la autonómica han presentado al Gobierno para solicitarle el informe que descarta que el PEPRI supone expolio, a diferencia de lo que determina el Ministerio de Cultura.

La primera edil explicó que este documento fue "eliminado" del expediente, algo que consideró "muy grave" e indicó que al trasladarse este hecho al TC se plantea "demostrar" que el Gobierno "miente y comete irregularidades" porque "esconde datos que no le convienen" y "un informe fundamental que no ve expolio". Opinó que de los "hechos" se están produciendo "se desprende" que el Ejecutivo nacional "quiere acabar con el Ayuntamiento y la Generalitat".

En este sentido, agregó que "como no puede hacerlo con las urnas, lo hace con otros instrumentos", de los que hace "uso y abuso", incluso, "escondiendo informes importantes", aseveró. Expuso que "las presiones del Gobierno a las instituciones o personas políticas" para "actuar contra la Comunitat y sus autoridades" son "extremas" y señaló que "el Estado de Derecho se pudre cuando gobierna el PSOE".

Barberá lamentó, así, las "presiones brutales" a "los medios de comunicación, al delegado del Gobierno --en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta-- y a alguien más". Estimó que "consecuentemente, se cometen desmanes e irregularidades" y advirtió de las "barbaridades y desmanes" que por esta situación "comete" a Peralta.

Criticó que éste pidiera el viernes, por medio de un requerimiento, "la paralización de las actuaciones en El Cabanyal", tras lo que le explicó que "se paraliza la norma cuando es admitida a trámite y publicada en el Boletín Oficial de Estado (BOE)". Igualmente, censuró que el delegado del Gobierno afirmara ayer que al admitir el TC el recurso del Ejecutivo, "se desautorice, por segunda vez, al Ayuntamiento y a la Generalitat, "como si ya se hubiera resuelto y como si la ley fueran ellos", dijo en alusión a los representantes del PSOE.

"FALTA DE GARANTÍAS"

La alcaldesa destacó "la escalada de falta de garantías jurisdiccionales" que "se están viendo" y los "momentos de enorme dificultad y gravedad" que esto genera. Manifestó que la admisión a trámite del recurso del Gobierno central contra la ley autonómica que avalaba el PEPRI de El Cabanyal-Canyamelar que se conoció ayer "es lo que se veía venir" aunque subrayó lo rápido que la ha recogido el Alto Tribunal, a diferencia del "retraso" de otros asuntos como el Estatuto de Cataluña, dijo.

Precisó que se recurre "por conflicto de competencias, no por derribos o no derribos" y dijo que el recurso "automáticamente lleva a paralizar la norma" y a que "la legalidad sea la orden ministerial" de Cultura que considera que el PEPRI supone expolio y ordena su paralización. Dijo que la orden es "clara" y "tajante" a este respecto.

Rita Barberá criticó el "abuso" y la posible "prevaricación" del Ejecutivo central por "paralizar" las actuaciones fuera de la zona del barrio declarada Bien de Interés Cultural (BIC), donde "no tiene competencias", matizó. No obstante, señaló que tras la resolución del TC conocida ayer el Ayuntamiento de Valencia "acata la decisión judicial mientras otros" no lo hacen ni ven "la realidad de la justicia", sostuvo.

Declaró que el consistorio "acata la paralización" del PEPRI, pero reprochó a los socialistas que con la detención de esta intervención, se para "lo que son derribos y lo que no son derribos" porque queda en suspenso la construcción de "equipamientos, aparcamientos, escuelas y jardines, todo" lo previsto en el desarrollo de este plan, resaltó.

"El PSOE no quiere que se haga ningún proyecto en El Cabanyal, independientemente de la salida al mar o no", comentó Barberá, que precisó que la prolongación de Blasco Ibáñez "sólo implica el 2 y pico por ciento" del PEPRI. Añadió, respecto al PSOE, que "ha paralizado todo en una actitud antidemocrática, francamente increíble". La alcaldesa insistió en que "acata" la decisión del TC, pero destacó que "todos los días" reivindicará "El Cabanyal en el discurso que sea".

"NINGÚN PROYECTO"

Indicó que el PSOE y la portavoz de esta formación en el Ayuntamiento de Valencia, Carmen Alborch, "han perdido en Valencia y en El Cabanyal reiteradamente" porque "los valencianos no quieren que se hagan las cosas que proponen los socialistas" aunque éstos pretende "que se hagan sin respetar las urnas". Agregó que la "garantía" para que se haga el PEPRI "es el PP y el gobierno de Barberá".

A este respecto, la responsable municipal agregó que aunque se paraliza el PEPRI, "las inversiones en los Poblados Marítimos" de Valencia "seguirán". Citó como ejemplo la ejecución de jardines verticales en la cubierta del edificio del Telemando, dependiente del Ciclo Integral del Agua.

Así, preguntada por el destino que tendrán ahora los 60 millones de euros que anunció que se invertirán en el desarrollo del PEPRI, la alcaldesa respondió que si con ellos no puede acometer ninguna de las actuaciones previstas por la paralización, los dedicará a "comprar casas" en El Cabanyal para la posterior ejecución del plan.