Barberá presenta a Cultura cinco informes internos y de encargo que defienden que el plan del Cabanyal mejora el BIC

La conselleria tiene de plazo hasta el día de Reyes para resolver si el proyecto se ajusta a la Ley de Patrimonio

2001-01-04Publicat per: Levante
El Ayuntamiento de Valencia presentó ayer ante la Conselleria de Cultura cinco informes diferentes (de funcionarios municipales, encargados a profesionales y de los autores del proyecto) que sostienen que el plan del Cabanyal mejora el conjunto protegido
El delegado de urbanismo del Ayuntamiento de Valencia, Miquel Domínguez, interrumpió ayer sus días de descanso para entregar personalmente en la Conselleria de Cultura la documentación complementaria que se le requirió para justificar el plan de El Cabanyal-Canyamelar que incluye la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez en relación con la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, como adelantó ayer Levante-EMV. El equipo de gobierno municipal no ha variado ni una coma en el proyecto pero ha presentado cinco dictámenes diferentes que sostienen que la intervención mejora el conjunto protegido. Los «deberes» que el conseller de Cultura, Manuel Tarancón, dijo que la alcaldesa Rita Barberá no había hecho el pasado septiembre, cuando trascendió que el arquitecto inspector jefe de Patrimonio Histórico Artístico había redactado un informe desfavorable, se han materializado en dos informes externos encargados —y pagados— al autor del Plan General de Ordenación Urbana, actualmente arquitecto en ejercicio privado, Alejandro Escribano, y otro del catedrático de Derecho Administrativo Rafael Gómez Ferrer. Además, los técnicos municipales responsables de planeamiento y asesoramiento urbanístico han elaborado nuevos escritos. A estos cuatro informes se suma otro más firmado por los dos autores del proyecto, Vicente Corell y Joaquín Monfort. «Un traje a medida» Los grupos de la oposición en el ayuntamiento —PSPVy EU— y los miembros de la plataforma Salvem el Cabanyal coincidieron ayer en cuestionar la validez de todos estos informes, que consideran un «traje a medida», unos por ser obra de funcionarios municipales, otros porque se trata de los «padres» del plan y los restantes porque informaron «previo pago». Especial encono mostró el asesor jurídico de Salvem con Escribano, a quien acusó de servir «a los intereses de los depredadores, de los especuladores de esta ciudad». En cualquier caso, destacaron que el ayuntamiento no haya sido «capaz de encontrar otros arquitectos de prestigio que justificaran el plan» y que, en el fondo, la documentación reconoce que las tramas protegidas son intocables pero dicen que o bien no se altera en lo sustancial (se destaca que muchas de las edificaciones afectadas son de la etapa constructiva del desarrollismo y de más alturas) o bien, cuando se hace, redunda «en beneficio de las alineaciones y la reconstrucción de la silueta paisajística». También destacan que la ampliación de la avenida es la solución a la conexión de la ciudad con la fachada litoral y de los poblados marítimos con el resto de la población. Precisamente, mientras Domínguez se encontraba en la Conselleria de Cultura, unas decenas de miembros de la coordinadora ciudadana se encadenaban frente al edificio del ayuntamiento en la avenida de Aragón, donde se encuentra el área de urbanismo, en señal de protesta por no haber podido conocer estos informes. Así lo había decidido una asamblea de vecinos celebrada el pasado martes por la tarde-noche. La protesta surtió efecto, ya que el equipo de gobierno proporcionó copia de los dictámenes a la plataforma y a los grupos de la oposición. Pese a ello, el concejal socialista Rafael Rubio y el de EU Manuel Ibáñez denunciaron que esta documentación no hubiese pasado por un pleno. Tras aportar la documentación, el delegado de urbanismo advirtió que no podía adelantar cuál será el sentido de la resolución de Cultura, aunque dijo esperar «que se tenga en cuenta lo mejor para la ciudad y los intereses generales, y nosotros, después de estudiarlo mucho, pensamos que es este proyecto». Además volvió a utilizar el argumento de la voluntad popular, recordando que la prolongación de Blasco Ibáñez figuraba en los programas electorales del PP. El edil sostiene que con estos informes «se desprende la plena legitimidad y legalidad del plan». Por su parte, la subsecretaria de la Conselleria de Cultura y Educación, Ascensión Figueres, en una nota oficial, confirmaba haber recibido la documentación complementaria «al objeto de ampliar la justificación de que el plan especial de protección y reforma interior del Cabanyal-Canyamelar contribuye a la mejor conservación general del conjunto y, por tanto, cumple la Ley de Patrimonio sin afectar a la estructura del bien protegido». La conselleria tiene de plazo hasta el próximo 6 de enero para informar sobre dicho plan, aunque la subsecretaria recordó que no es necesario agotarlo. Figueres, que firmará la resolución, explicó que ésta se hará «en función de la documentación completa que tiene la conselleria», y añadió que era al ayuntamiento a quien correspondía elaborar estos informes.