El PSOE afirma que con la utilización de sondeos el Gobierno «abre una vía muy peligrosa»

Urbanismo se basa en encuestas para decir que hay apoyo popular al plan del Cabanyal

2000-03-25Publicat per: Levante
El área de Urbanismo ha utilizado encuestas publicadas en medios de comunicación a favor de la prolongación de Blasco Ibáñez para rechazar más de mil alegaciones que señalaban que una mayoría de la población está en contra del proyecto.
La delegación de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia ha utilizado encuestas realizadas por empresas especializadas para periódicos donde se recogía que un elevado porcentaje de ciudadanos estaban a favor de prolongar la avenida de Blasco Ibáñez para desestimar 1.206 alegaciones presentadas al plan especial y de reforma interior del Cabanyal-Canyamelar, que incluye la citada apertura de la avenida, según consta en la documentación del plan y reveló ayer el edil socialista, Rafael Rubio. Las más de un millar de alegaciones que se presentaron sustentando que «la decisión de prolongar la avenida Blasco Ibáñez ha producido una reacción mayoritariamente contraria y para ello no hay más que repasar la sección de opinión de los periódicos valencianos de los últimos meses». Los técnicos encargados de responder las alegaciones, cuyo responsable máximo es el edil Miguel Domínguez, aseguran en su contestación que «todos los planes de urbanismo, como indica el equipo redactor del proyecto, suscitan opiniones contrapuestas. Pero en el caso del plan que nos ocupa y buscando en los periódicos, a los que remiten los alegantes, se puede comprobar como todas las encuestas que se han realizado describen una opinión mayoritariamente favorable a las tesis del plan» y ponen como ejemplo la que publicó Levante-EMV en junio de 1999, hecha por Emer-Gfk, y en la cual un 60,9 se pronunció a favor de la prolongación y un 26,7 en contra. Para el concejal Rubio este hecho «abre una vía muy peligrosa, que a partir de ahora el equipo de gobierno gobernará por encuestas». El edil del grupo socialista y la portavoz, Ana Noguera, del Ayuntamiento de Valencia también les acusó ayer de «inventarse» un nuevo concepto jurídico en el orden del día de la comisión de urbanismo del lunes en el punto relativo al plan urbano del Cabanyal ya que «no se va a aprobar ni siquiera provisionalmente el plan. Lo que va a comisión es el siguiente punto: “Aprobar la documentación del proyecto del plan especial de protección y reforma interior del Cabanyal-Canyamelar, con catálogo de bienes protegidos y modificación del PGOU con homologación”». Además, señalaron que han presentado un escrito de queja al secretario del ayuntamiento por denegarles, según denuncian, la información que precisan relativa a este tema para votar en el pleno y anunciaron que se reservan las acciones legales que estimen oportunas interponer. Rubio indicó que sólo estaban a su disposición dos de los 17 tomos de documentación de los expedientes y toda ella es imposible estudiarla en dos días. Un portavoz del área de Urbanismo negó que en momento alguno se les hubiera negado información alguna y dijo que esta se encontraba a su disposición en los despachos municipales. El mismo portavoz negó ayer haberse inventado la corporación término alguno y dijo que la tramitación se ha hecho sin oscurantismo. Al respecto, explicó que no se puede aprobar el plan porque «faltan, entre otros, los informes preceptivos de la Conselleria de Cultura, porque hablamos de un entorno tipificado como bien de interés cultural. Como no puede ir la aprobación provisional se han inventado esta cosa extraña. Esto es la consecuencia de que el equipo de Barberá no le ha arrancado a la Conselleria de Cultura el visto bueno para descatalogar esta zona de interés cultural, y por tanto, empezar lo que ellos pretenden hacer este año». Asimismo, objetó que estas alegaciones se han agrupado en 19 listados en los que figuran, además del nombre y el DNI del alegante, una fecha, un número y una letra que hace referencia a unos grupos que nadie sabe lo que es. «Lo digo en tono jocoso, pero es para ponerse a llorar. No figura toda la documentación que nosotros necesitamos para poder pronunciarnos ni en la comisión ni en el pleno», aseveró. Noguera agregó que este plan «está envuelto en demasiadas intenciones ocultas» del PP e introduce «elementos perversos en un tema importante porque no sólo afecta al Cabanyal, sino a la configuración de toda la ciudad». El plan, para ellos, debería tratarse en una reunión monográfica.