La reunión sobre la apertura de Blasco Ibáñez acaba en fracaso

2000-03-24Publicat per: Las Provincias
Ni un sólo milímetro quisieron ceder ambas partes en la polémica prolongación de la avenida de Vicente Blasco Ibáñez hasta el mar. Lo que parecía que iba a ser un principio de acercamiento entre las asociaciones de vecinos contrarias al plan junto a la plataforma “Salvem el Cabanyal” y el Ayuntamiento, se convirtió en una reunión estéril en la que cada actor salió más convencido aún de los papeles antagonistas que les toca representar en esta obra. Así, el equipo de Gobierno seguirá adelante con el proyecto y los contrarios a él, con sus protestas públicas y con los tribunales.
Ayer, el concejal de Urbanismo, Miquel Domínguez, junto a los técnicos municipales y los redactores del proyecto de rehabilitación integral del Cabanyal-Canyamelar, se reunieron con los representantes de las asociaciones de Vecinos afectadas por el plan, así como con la presidenta de la Federación Vecinal, Carmen Vila, y el portavoz de la plataforma cívica “Salvem el Cabanyal’ ~,-contraria al proyecto y representada por Faustino Villora.
Había nacido bajo mal fario la reunión, a pesar de las palabras conciliadoras del concejal Domínguez la semana pasada cuando aspiraba a acercar posturas. Tras más de dos horas de reunión, llena de susceptibilidades y bajo un clima más que tenso, ni una ni otra parte habían cedido en lo más mínimo. El Ayuntamiento, con un equipo de Gobierno del Partido Popular que se siente fuerte tras arrollar en el barrio las últimas elecciones, no se desviará de su intención de prolongar Blasco Ibáñez. Mientras, a los representantes de cuatro asociaciones de vecinos—Cabanyal- Canyamelar, Llemosí-Remonta, Beteró y Pavimar—, así como la Federación Vecinal y la plataforma “Salvem el Cabanyal”, no les gustaron nada las explicaciones ni técnicas ni políticas que se les ofrecieron.
La de ayer fue la primera vez que “Salvem el Cabanyal” hablaba del asunto con el equipo de Gobierno. Sin embargo, y a pesar de la buena voluntad que parecía respirarse por ambas partes, las dos horas de reunión fueron completamente estériles. El portavoz de la plataforma, Faustino Villora, aseguró que el proyecto “sólo se va a modificar en una parte mínima” y mostró su decepción porque “hemos preguntado al concejal si ésta seria la primera de una serie de reuniones para intentar acercar posturas y nos ha dicho que no”.
Villora aseguró que, tras la reunión, “aún no sabemos cuál es el interés general de este proyecto” y aseguró que “no hay voluntad por parte del Ayuntamiento de intentar superar las contradicciones”.
Tribunales
En parecidos términos se expresó la presidenta de la Federación Vecinal, Carmen Vila, quien aseguró que el organismo que preside seguirá manteniendo “una oposición frontal” al proyecto que “destruirá uno de los pocos poblados de pescadores de Europa”, con lo que el camino a seguir “pasa ya por los tribunales de lo contencioso-administrativo”.
Tras la reunión, el concejal de Urbanismo, Miquel Domínguez, no quiso hacer ningún tipo de valoración.
La Delegación de Urbanismo sí que informó sobre las alegaciones aceptadas en él proyecto para el barrio. La más llamativa es la que excluirá del catálogo de Bienes Protegidos un edificio en el número 47 de la calle Francisco Cubells, alegación presentada por la Dirección General de Transportes de la Conselleria de Obras Públicas al objeto de no impedir el trazado del tranvía. Consecuentemente, este edificio puede ser, a día de hoy, derribado una vez se apruebe su descatalogación si bien aún queda pendiente otra reunión para intentar salvarlo.
Además el Ayuntamiento también ha decidido excluir de las expropiaciones casi una treintena de edificios por varias razones y, entre ellos, el inmueble propiedad de la Sociedad Ateneo Musical del Puerto y la ampliación del colegio de Nuestra Señora del Rosario. Además, no se ampliará la travesía de las Flores, dejándola en su anchura actual.