Una asociación de vecinos del Cabanyal, Llamosí-Remonta, es partidaria del plan

Barberá utiliza el nombre de Blasco Ibáñez para justificar la prolongación de la avenida

2000-02-20Publicat per: Levante
Vicente Blasco Ibáñez defendía —y así lo dejó escrito— la conexión de Valencia con el mar a través de un gran paseo, el proyecto de principios de siglo que ahora va a retomarse, por lo que, según la alcaldesa Rita Barberá, habría apoyado su proyecto de prolongación de la avenida que hoy lleva el nombre del novelista. La alcaldesa arremetió ayer contra el PSPV y, más concretamente, contra su rival para la alcaldía, Ana Noguera, a quien acusó de hacer una «oposición de pataleta». Además, responsabilizó de la degradación del Cabanyal a los anteriores gobiernos socialistas y les acusó de permitirla «por miedo a posibles perjuicios electorales». Las críticas que el equipo de gobierno municipal está recibiendo por el plan de El Cabanyal-Canyamelar que se aprobará la semana que viene no tienen detrás, a juicio de la alcaldesa, «ningún razonamiento». Rita Barberá acusó a los socialistas de «ser los únicos responsables de la degradación a ultranza del barrio por temor a decisiones que les pudieran perjudicar electoralmente», e insistió en «la quiebra y las contradicciones internas» respecto a anteriores planteamientos del PSPV-PSOE. La alcaldesa, quien lamentó la «obcecación» de la portavoz socialista «por criticar por criticar», insistió en que el planeamiento propuesto para el Cabanyal supondrá la regeneración del barrio y la mejora de la calidad de vida de todos sus vecinos, y aseguró que la mayoría de los ciudadanos y la mayoría de los residentes en estos barrios son partidarios de la prolongación de Blasco Ibáñez. Prometió, igualmente, que «nadie se va a quedar sin casa, sino que van a tener casas nuevas allí mismo, en mejores condiciones de las que nunca soñaron». Barberá negó de forma tajante las acusaciones de especulación en la operación urbanística del Cabanyal y afirmó que los socialistas lo ven así «porque con Ana Noguera están en la opción más radical de la izquierda y creen que hay especulación en todo lo que no es intervencionismo público, algo superado ya por todo el socialismo europeo». Por su parte, una de las dos asociaciones de vecinos del Cabanyal-Canyamelar, la de Llamosí-Remonta que preside José Tapia, se ha decantado a favor del planeamiento que el equipo de gobierno de la alcaldesa Rita Barberá ha preparado. Ello supone una división entre las dos organizaciones de la zona ya que la de Cabanyal, que preside Antonio Simarro, persiste en su posición contraria, al igual que la de Pavimar, presidida también por Simarro. La primera de las organizaciones citadas, la de Llamosí, asistió a la reunión celebrada esta semana con las organizaciones vecinales pero no así la de Cabanyal-Canyamelar ya que según afirmaron a la presidenta de la federación, Carmen Vila, carecían de tiempo para ir a la convocatoria por ser durante la mañana. Vila recordó la postura contraria al plan municipal y la defensa de la de los vecinos de Cabanyal-Canyamelar. Tapia afirmó: «si el planeamiento se hace como nos dijo el concejal de Urbanismo, nosotros estamos a favor porque el tratamiento a los afectados en los realojos va a ser personal y la prolongación de la avenida es necesaria para mejorar el barrio». Esta postura se suma a la de los empresarios de la playa de las Arenas y al beneplácito de otras entidades, como los comerciantes y los vendedores del mercado, que no pusieran pegas en las reuniones.