La medida sólo se parará si el ayuntamiento acepta participar en un debate público

Salvem el Cabanyal hará huelga de hambre en el Parterre contra el plan urbanístico

2000-02-18Publicat per: Levante
La plataforma Salvem Cabanyal-Canyamelar iniciará una huelga de hambre para exigir la retirada del plan del barrio que incluye la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez el 25 de marzo en el Parterre que sólo pararán si se abre un debate público.
La plataforma Salvem el Cabanyal tiene previsto iniciar el 25 de marzo en la plaza Alfonso el Magnánimo, en el Parterre, de Valencia una huelga de hambre con el fin de lograr un plan de rehabilitación del barrio donde prevalezca el consenso ciudadano, según se acordó ayer en una asamblea realizada en la residencia del Carmen, y el equipo de gobierno del ayuntamiento retire el proyecto aprobado hace ahora un año. Además, se informó sobre el proyecto de línea del metro. La huelga es una de las medidas que ayer se estudió poner en marcha junto con la de asistir al pleno de la corporación local la semana próxima. La nueva acción de la plataforma, de la que es uno de sus portavoces Faustino Villora, figura dentro del manifiesto que bajo el nombre «Por los derechos humanos del Cabanyal-Canyamelar» se pasó a aprobación de los asistentes a la reunión y en el documento figura que: «La huelga es una protesta pacífica y de resistencia. No es ni más ni menos importante que otras ya realizadas sino una más a las cual seguirán otras. Las personas que hagan la huelga, que beberán líquidos, estarán ayudadas por otras con conocimientos médicos. A la cuarta semana de la acción, el 15 de abril, se celebrará una reunión para debatir si se continúa la misma en el Cabanyal o se para». Los responsables de la plataforma expusieron a los asistentes a la reunión que la huelga se parará cuando el ayuntamiento «acepte comenzar un diálogo y se comprometa a hacer un debate público en un lugar al que puedan entrar más de mil personas y estén presentes el concejal de Urbanismo, Miguel Domínguez; los arquitectos municipales y los asesores que estimen oportunos y de otra parte los representantes de la plataforma, los arquitectos y un abogado». La plataforma en su manifiesto afirma que la decisión de emprender la huelga de hambre en el Parterre, para cuya ocupación solicitarán las autorizaciones necesarias, «se hace porque no encontramos otra salida para hacer valer nuestros derechos. La acción permitirá encontrar una solución al conflicto originado por el proyecto de prolongar la avenida de Blasco Ibáñez». Finalmente, recuerdan cómo se encuentra el proyecto en estos momentos «en un compás de espera. El ayuntamiento no ha hecho manifestación alguna sobre las 110.000 alegaciones presentadas en mayo pasado» y en opinión de ellos «en el Cabanyal-Canyamelar se juega con la vida y el destino de 1.600 familias por unos intereses políticos y económicos de un reducido grupo de personas pero nunca del cacareado interés general. Y seguimos sin ser recibidos por la alcaldesa ni por Domínguez».