Génesis y éxodos del Cabanyal

2011-10-08Publicat per: Público
Un libro indaga en el alma del barrio de pescadores amenazado por los planes urbanísticos de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá
Pepa Martí despliega sobre la mesa antiguas fotos familiares. Las coloca una al lado de la otra, muy juntas, como si zurciera un tiempo remoto que la vida ha ido desgarrando. Tiene 87 años y mueve la aguja de la memoria con precisión. "Mi madre era bordadora. En El Cabanyal se cosía mucho para los señoritos de Valencia", explica. Hay orgullo y desdén en los ojos de la anciana, que miran hacia atrás, muy lejos, a calles de poblado marinero con las casas siempre abiertas y un griterío pegajoso de chiquillería correteando hacia el mar. Una de esas niñas lleva un vestido corto y un lazo atado a la cabeza. Va toda de negro. "Mi padre murió cuando tenía 4 años y estuve de luto hasta los 10. A esa edad me puse mi primer vestido de color y me hicieron una foto de recuerdo".

Al padre de Pepa se lo llevó una infección de muelas, pero antes lo intentó el mar. Una ola volcó su barca mientras pescaba y, como no sabía nadar, esperó a que lo rescataran abrazado a un cajón de madera. Casi todas la familias del Cabanyal tienen un naufragio que contar. U otra gran tragedia. O una gesta señaladísima. Es un pueblo de pasado protuberante, lleno de aristas, que ha sufrido incendios y riadas devastadoras o bombardeos intensos por mar y aire durante la Guerra Civil. Unos hechos que aparecen retratados en los 99 relatos e ilustraciones que conforman el volumen Benvinguts al Cabanyal, editado por Media Vaca. Su responsable es Vicente Ferrer, a quien le costó dos años confeccionar el libro. Primero leyó una biblioteca entera sobre el barrio y después se entrevistó con numerosos vecinos. El resultado es una obra colectiva, en la que han participado más de un centenar de personas y que indaga en el alma del Cabanyal con sus génesis, éxodos y algún que otro apocalipsis.

Contra las excavadoras

"Sobre este barrio pesa una severa amenaza de desaparición y sin embargo se niega a dejar de existir. Esa resistencia es meritoria y debe ser mejor conocida", explica Ferrer respecto al porqué del libro. Se refiere así al plan de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, de derruir 1.600 casas del Cabanyal para prolongar la avenida de Blasco Ibáñez hasta la playa. Un proyecto del año 2000 que cuenta con la oposición de un buen número de vecinos, la mayoría agrupados en torno a la plataforma Salvem El Cabanyal, que apuesta por la rehabilitación integral de los edificios, catalogados Bien de Interés Cultural (BIC) por la tipología modernista de sus fachadas. El plan fue invalidado en diciembre de 2009 a través de una orden del Ministerio de Cultura que lo tildó de "expolio del patrimonio español". También se encuentra suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional.

Ambas resoluciones son fruto de la tenacidad de Salvem en los juzgados. No es el único campo de batalla. Desde que el Ayuntamiento comenzó a azuzarles con las excavadoras, sus miembros han urdido todo tipo de resistencias. Una de las más reconocidas son las jornadas de Portes Obertes, en la que los vecinos convierten sus casas en salas de exposición. La presente edición, la número 13, finaliza este domingo y agrupa en 14 viviendas los 99 dibujos y narraciones de Benvinguts al Cabanyal.

El libro contiene textos de maestros de renombre, como Martí Alpera y Ballester Fandos
Tierra de profesores

Desde Salvem reconocen que será un fin de semana de festejos. No sólo por el "éxito rotundo de las jornadas, con más de un millar de visitantes al día", sino también por la inclusión del barrio, este miércoles, en el catálogo internacional de patrimonio amenazado de la prestigiosa asociación estadounidense World Monuments Fund. Una nominación que situará ante los ojos del mundo la carnicería urbanística que planea Rita Baberá en El Cabanyal.

Nada más conocerse la noticia, Salvem envió una carta a la alcaldesa en la que le pedía "consenso y diálogo" para desbloquear el conflicto. "No hablo con violentos", desdeñó Barberá. Una aseveración que indigna a Vicente Ferrer: "Sólo a los autoritarios, la educación y el raciocinio les pueden resultar violentos". Y, acto seguido, recordó que El Cabanyal siempre ha sido un territorio de reflexión y pensamiento. "El libro está lleno de relatos de maestros, algunos de renombre como Martí Alpera o Ballester Fandos. Ahora sucede lo mismo con Salvem. Buena parte de sus miembros son profesores universitarios, catedráticos. ¿Dónde está la violencia?".

La pregunta la responde Pepa Martí mientras recoge los rostros en blanco y negro de sus antepasados. "La violenta es ella, la alcaldesa, que quiere tirar la casa que construyeron mis abuelos y que ha permitido que el barrio se degrade hasta el punto que a veces me da miedo pasear por él", se lamenta. "Aquí hay mucha rabia en contra de ella", explica Pepa y, muy seria, añade: "Yo sólo le deseo el bien ¿sabe? Me gustaría que la nombraran presidenta de Estados Unidos. Sólo quiero que esté lejos de El Cabanyal".