La alcaldesa les pide que si quieren diálogo se dirijan a la ministra, responsable de la paralización del plan urbanístico

Barberá dice que recibirá a Salvem el Cabanyal cuando «dejen la violencia»

2011-10-07Publicat per: Las Provincias
La alcaldesa Rita Barberá afirmó ayer que no se reunirá con la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal hasta que «no dejen la
violencia absolutamente», en respuesta a una carta de la entidad donde le pedían una reunión para tratar la situación del barrio.
Barberá se pronunció así a preguntas de los periodistas tras una visita a la oficina del defensor del Mayor y la Unidad de Urgencias Sociales, en la plaza Polo y Bernabé. La primera autoridad local aseguró no tener «nada que decir» sobre la petición, salvo que les propuso una invitación similar «con la ministra, que se reunan con ella».
Con esto se refería a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, quien firmó el decreto que declaró un expolio el plan urbanístico, en especial por la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. Desde abril de 2010, cuando se admitió a trámite el recurso del Gobierno en el Tribunal Constitucional, el Ayuntamiento ha paralizado cualquier actuación en la zona, salvo la compra de viviendas.
Barberá, junto con otros miembros del gobierno municipal, ha sido víctima de agresiones verbales y hasta físicas en distintas visitas realzadas al barrio, en especial durante los años que se debatió y aprobó el plan urbanístico. Esta iniciativa suma ya más de una década desde que pasó por el pleno.
Ejemplo de esto fueron los escupitajos sufridos por la comitiva municipal en la inauguración del jardín de la Remonta, en el barrio de la Malvarrosa, además de otros incidentes como la interrupción un año del desfile de Moros y Cristianos en la calle de la Reina, junto con los abucheos sufridos en la inauguración del aparcamiento público de la calle Martí Grajales.
En la carta enviada por la plataforma vecinal se menciona la inclusión de esta parte del Marítimo en el World Monuments Watch 2012, una lista de patrimonio arquitectónico en peligro que elabora cada dos años una asociación radicada en Nueva York.
El documento habla de que el Cabanyal «no se debe considerar un obstáculo para que la ciudad mejore su relación con el mar», sino que es «un barrio de oportunidades para la ciudad y sus ciudadanos». También propone reconciliar posturas y entrevistarse con ella para expresarle su interés «en el diálogo entre todos los agentes implicados».
Contestación vecinal
A preguntas de LAS PROVINCIAS, fuentes vecinales indicaron que «somos prudentes y apostamos tanto por el diálogo, que pensamos que contestar sería caer en una posible provocación. No caeremos en ese error de juventud y mantendremos la esperanza en que ya esto empezó por la ausencia de diálogo, sea el diálogo lo que permita ponerle fin».
Desde la paralización del plan, la degradación urbanística ha aumentado de manera alarmante. Calles como San Pedro y Felipe Eiximenis son ejemplo de esto, donde proliferan las viviendas ocupadas ilegalmente por familias marginadas.
El Ayuntamiento aprobó hace escasas fechas la compra de una treintena de viviendas, la única maniobra que entiende viable para salvar el decreto del Ministerio de Cultura. En las últimas elecciones municipales, el programa de PP mantenía en su integridad la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, consiguiendo la victoria en todas las urnas de las calles afectadas por el plan urbanístico.