Carteles y pancartas insultantes jalonan los itinerarios procesionales de Semana Santa

Los “Salvem” enturbian el recogimiento de estos días

1999-03-30Publicat per: Las Provincias
Oportunismo, esa es la idea que se podría destacar de la actitud que en estos días han adoptado los componentes de la plataforma “Salvem el Cabanyal-Canyamelar
Aunque sus representantes anunciaron que no iban a boicotear o reventar ningún acto de la Semana Santa Marinera, lo cierto es que sí están interfiriendo, aparentemente de forma pasiva, en el desarrollo de algunas de las procesiones que se efectúan en las calles del distrito.
Algunos de los puntos del recorrido penitencial han amanecido decorados con unas telas en forma de colcha y unas pinturas murales con personajes de Semana Santa, que para nada tendrían que ir relacionados con esta entidad.
En la calle de la Reina, a la altura de la calle Pescadores, en un balcón una tela blanca desluce el barrio con un lema que reza: ‘Judas se vendía por unas monedas. Domínguez. ¿tú por cuánto vendes el Cabañal?”.
En otra parte de la tachada se ha improvisado una gran tela de formas y colores estridentes que además se han atrevido a acompañar de un texto que imita alguno de los pasos del Vía Crucis. “El primer día que vinieron nos hablaron de progreso... El segundo día allanaron nuestras moradas... El tercer día estaba todo cubierto de asfalto...”, se puede leer en esta pancarta.
Justo enfrente a la misma altura en un mural se han hecho servir indignamente de unos con vestas, granaderos, una palma de Ramos e incluso la imagen de un Cristo crucificado. “Al Cristo lo crucificaron en el siglo I, al Cabañal quieren hacerlo en el XXI,’, es la leyenda que acompaña esta manifestación de falta de respeto a un pueblo que sólo busca el recogimiento y el ensalzamiento de estas importantes tradiciones.
La simbiosis entre el tiempo de oración y penitencia, propio de la Semana Santa, y la manifestación pública de las reivindicaciones vecinales son dos elementos que no deberían de ir unidos.
Esta nueva expresión reivindicativa de la plataforma, contraria al plan urbanístico del Cabañal-
Cañamelar, para nada hay que relacionarla con el concurso de adornos de balcones y escaparates organizado cada año con la mejor voluntad por la Junta de Gobierno de la Semana Santa Marinera.
En esta tradicional convocatoria se lucen los mejores cubre-camas artesanos hechos con hilos o bordados. Sin embargo, el “collage” de telas sin orden alguno presentado por los “Salvem” viene a demostrar que una cosa es lo que se dice a la hora de prometer, y otra cosa diferente es la voluntad de cumplir lo que se dijo días antes del acto del pregón realizado desde la iglesia de los Ángeles del Cabañal.
“Lo religioso está en el alma de nuestro pueblo. Ellos están vacíos por dentro”, es la última expresión que utilizan para arremeter contra los políticos en un foro que no es desde luego el propio.
Las dos manifestaciones más claras se encuentran en la calle de la Reina, cruce con la calle Pescadores. En una fachada aparece un mural en el que se reproduce una procesión penitencial. Se distinguen perfectamente vestes, granaderos, personajes bíblicos y un Cristo. Enfrente de un balcón se compara al concejal de Urbanismo, Domínguez, con Judas.