La construcción y reforma de los edificios para uso público supondrá un gasto de casi 7.000 millones de pesetas

Los equipamientos públicos del Cabanyal pasarán de 1.000 a 33.000 metros con el nuevo plan urbanístico

1999-02-14Publicat per: Levante
El apartado de equipamientos públicos del plan especial de protección y reforma interior (Pepri) del Cabanyal-Canyamelar contempla la construcción de edificios de nueva planta o la rehabilitación de otros que en su conjunto sumarán una superficie de 33.055 metros cuadrados, con una edificabilidad de 69.136 metros cuadrados, o sea que los dos barrios de los poblados marítimos verán multiplicada la actual superficie existente, y que no llega a los 1.000 metros cuadrados. El Pepri recoge de esta forma una de las más serias reivindicaciones de los vecinos, la falta de equipamientos públicos, quienes no han visto satisfechas sus necesidades durante años y años. El plan recoge que la inversión para la construcción de los equipamientos alcanza los 6.913 millones de pesetas, que se invertirán tanto por el Ayuntamiento de Valencia y su empresa municipal Aumsa como por la Generalitat Valenciana, tal como se recogerá en el protocolo a firmar en marzo, como anunció el conseller de Obras Públicas, José Ramón García Antón. La citada cantidad se ha dividido en cuatro apartados: el primero para hacer dos institutos de enseñanza secundaria, con un gasto de 1.177 millones de pesetas; la casi decena de espacios socio-culturales en distintas zonas del Cabanyal y Canyamelar, presupuestados en 2.543 millones de pesetas; el administrativo-institucional, presupuestado en 1.390 millones de pesetas, y los deportivo-recreativos, con una inversión de 1.801 millones de pesetas. Biblioteca e instituto Los equipamientos en el área que el plan denomina Cap de França, en el Cabanyal, consistirán en la construcción de un instituto junto a la avenida de los Naranjos y la Travesía de la Remonta, donde se deberá cambiar el plan general, ya que el suelo está calificado como zona verde; tres de mediano tamaño socio-cultural se harán en la calle Tramoyeres; una biblioteca en un solar de la plaza de los Ángeles esquina con Pedro Maza y en un solar que hay al final de la calle José Benlliure esquina con la Travesía de la Remonta. En el área de la Estación, la parte de los alrededores de la terminal de Renfe en Serrería, se convertirá en equipamiento público el edificio protegido de lo que antes era la estación de servicios del tren. El edificio administrativo institucional y otro de uso público se levantarán en esta parte y serán los únicos que tengan cinco y seis alturas para adaptarse al entorno. Dos equipamientos importantes se ubicarán en la zona llamada Frente Marítimo, comprendida entre Doctor Lluch y el paseo marítimo. Es en esta zona donde se mantiene y remodela el actual polideportivo mejorando las instalaciones y en cuyo espacio la Conselleria de Obras Públicas hará una piscina cubierta. Otro de los suelos, cerca de 10.000 metros cuadrados, se destina a instituto en la superficie que en principio estaba previsto para hotel. Con este centro educativo y el ya citado de la zona de Cap de França se atienden las necesidades para satisfacer la demanda y disminuir la población educativa de otros centros que ahora tienen dobles turnos. En la zona llamada Canyamelar Norte, lo que es el barrio del Canyamelar, la que se ha llamado Casa de la Reina, ya de propiedad municipal, en la calle de la Reina 85, se convertirá en biblioteca, y el edificio que fue el antiguo cine Merp, después supermercado, en la calle José Benlliure, también tendrá uso público. La zona de los museos se ha fijado en el área del Canyamelar Sur, entre Vicente Gallart y Mariano Cuber. Y es que en ella estará el museo y local social de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia, cuyas obras se iniciaron en el último trimestre del año pasado en el antiguo molino arrocero, donde en un espacio se habilitará otro dedicado precisamente al arroz. Para el primero el ayuntamiento ha destinado en sus presupuestos de este año 179 millones, de los algo más de 200 que cuesta la obra, y que estará terminado para junio o julio de este año, y para el segundo hay previstos 100 millones de pesetas. Un equipamiento medio habrá también en ese área del Canyamelar, en la calle Vicente Brull, pero el más importante será el antiguo cine Musical, al lado de la plaza del Rosario, en lo que el edil de Urbanismo, Miguel Domínguez, ha denominado «minipalau». Este proyecto es uno de los más esperados porque serviría de foco de difusión y referente de todas las asociaciones y colectivos sociales y culturales.