La empresa Aumsa recibirá seis millones de euros para hacer frente al aumento de oferta de venta de viviendas en la zona de la prolongación

El Ayuntamiento destina más dinero para comprar pisos en el Cabanyal

2011-09-16Publicat per: Las Provincias
Más dinero municipal para el plan del Cabanyal. la junta de gobierno tiene previsto aprobar hoy una transferencia de seis millones de euros a la empresa Aumsa, en su mayor parte para la compra de viviendas.

Se trata de la única maniobra que puede hacer el Consistorio en la zona de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, al menos según la interpretación que hace el gobierno municipal de la orden de paralización del Ministerio de Cultura. La semana pasada se aprobó también la recepción de 30 viviendas ya compradas por un valor de 3,1 millones de euros, lo que avivó las críticas de Esquerra Unida.

La oposición entiende que carece de sentido comprar inmuebles para derribar si finalmente el Tribunal Constitucional da la razón al Ejecutivo central y opta por declarar ilegal la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez.

Por el contrario, el gobierno municipal da respuesta así a su programa electoral, donde este año incluyó una vez más su deseo de ejecutar el plan urbanístico del Cabanyal, ampliación de la avenida incluida.

Como publicó LAS PROVINCIAS, la crisis ha disparado la oferta de venta de viviendas. De las 1.603 con las que debe hacerse el Consistorio para ejecutar todo el proyecto, ya está en manos públicas un 35%. Los acuerdos privados de compraventa están fuera de la orden de paralización, aunque no se puede encargar ningún proyecto de edificación, indicaron fuentes municipales. Por esa razón, la mayor parte de los seis millones se dedicará a cubrir la lista de espera que se forma por el aumento de la oferta de venta de inmuebles.
Mientras se producen estos movimientos, en otros ámbitos se han producido propuestas para reanudar las obras de urbanización y de intervención en los edificios. Es el caso de la oferta de la Universitat para que algunas de las fincas se destinen a colegios mayores dispersos, de pequeño tamaño. También la ocupación de inmuebles singulares como sede de laboratorios, institutos y fundaciones.

De momento, no hay respuesta para esta iniciativa. En el horizonte están las elecciones generales con el posible cambio de Gobierno y la retirada del recurso en el Tribunal Constitucional, lo que allanaría el camino para la ejecución del plan urbanístico.
Hasta que llegue ese momento, la situación en las calles más degradadas se ha empeorado al máximo. Los vecinos, tanto los que se oponen a la prolongación como los que la apoyan, han sido muy críticos este verano con la falta de limpieza, la abundancia de vertederos y la escasez de Policía Local.

Además, la compra de viviendas plantea otro problema, que pasa por la conservación de dichos inmuebles. La empresa Plan Cabanyal-Canyamelar ha recurrido varias veces ya a los juzgados para pedir el desalojo de casas ocupadas ilegalmente, además de realizar 250 tapiados en lo que va de año en otros tantos inmuebles.

El eje del futuro bulevar San Pedro reúne algunas de las calles más degradadas, con abundancia de solares y edificios ruinosos, ocupados por familias de etnia gitana y nacionalidad rumana.