La asociación de residentes llama al consenso político para reducir la inseguridad ciudadana en la zona de la prolongación

Vecinos del Cabanyal reclaman un plan de limpieza y rehabilitación

2011-08-27Publicat per: Las Provincias
La asociación de vecinos del Cabanyal hizo ayer un llamamiento para la rehabilitación del barrio y la aprobación urgente de medidas que frenen la inseguridad ciudadana. La zona más degradada de esta parte del Marítimo se ha convertido en los últimos meses en una auténcica 'zona cero' donde proliferan las viviendas ocupadas ilegalmente, el tráfico de drogas al menudeo y los vertederos de basura y escombros en los solares.
Tanto los servicios de Gestión de Residuos Sólidos y Limpieza, como la Policía Local, aseguró la entidad vecinal en un comunicado, «han tirado la toalla ante la incapacidad de controlar a un monstruo que se autoalimenta y vive a sus anchas en medio de la propia degradación».
La paralización del plan urbanístico, donde el gobierno municipal interpreta que no se puede conceder ninguna licencia de obras, ha tenido como como consecuencia la ruina de numerosos edificios.
La entidad vecinal propuso un objetivo común de todas las asociaciones del barrio, tanto de vecinos como de comerciantes y culturales. El primer paso sería luchar «contra la existencia de focos delictivos en el barrio», además de poner «punto final» a la degradación urbanística y social.
El tercer capítulo se refiere a un plan de rehabilitación de viviendas, para lo que se necesitaría, en opinión del Consistorio, de una modificación del decreto del Ministerio de Cultura que declaró ilegal la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez al ser considerado un expolio al patrimonio histórico de esta parte del Marítimo.
La regeneración del comercio es otro de los elementos, así como buscar «el mayor consenso posible para conseguir todas las propuestas anteriores». El 29 de julio, las asociaciones de vecinos y comerciantes se dirigieron por escrito al presidente Alberto Fabra, con el propósito de pedir «su mediación en este largo y delicado conflicto».
En el comunicado se acusa a la estrategia municipal de «ir creando solares dejándolos sin vallar, solares vallados sin limpiar, casas vacías que son ocupadas por grupos marginales». Como publicó ayer LAS PROVINCIAS, la empresa del Plan Cabanyal-Canyamelar, que gestiona las obras ahora paralizadas, ha realizado 250 intervenciones para retapiar casas ocupadas ilegalmente, además de presentar 14 denuncias en el juzgado.
La agrupación de vecinos 'Sí volem', favorables a la prolongación de la avenida hasta el mar, se han mostrado de acuerdo incluso en promover movilizaciones el próximo otoño, en caso de que no mengue la degradación urbanística y la inseguridad ciudadana.
En opinión de la asociación de vecinos, el problema de la «actitud municipal es que todas sus acciones han ido dirigidas, única y exclusivamente, a conseguir que finalmente se puedan demoler las 1.660 viviendas que estorban para que la avenida Blasco Ibáñez se abra paso a través del Cabanyal».
La prolongación es un porcentanje mínimo del ámbito del plan urbanístico, que abarca la mayor parte del distrito. La previsión es construir más de 1.500 viviendas protegidas de nueva planta, así como numerosos equipamientos como colegios y la apertura de nuevos bulevares.