La alcaldesa reconoce que estaba trabajando con Joan Calabuig para desbloquear el plan fuera de la zona protegida

Barberá acusa a Sinde de echar al traste la negociación con el PSPV sobre el Cabanyal

2011-07-12Publicat per: Las Provincias
Había una vía de diálogo, una posibilidad de desbloquear el Cabanyal, sin embargo, ayer esta oportunidad se esfumaba. La alcaldesa Rita Barberá desvelaba que en los últimos días había mantenido conversaciones con el portavoz socialista, Joan Calabuig, para desbloquear el plan fuera de la zona protegida y cuestionada en los tribunales. «Habíamos iniciado las conversaciones para ver si se podía desbloquear la situación en el entorno del Bulevar San Pedro, pero ahora desde luego la actitud de la ministra lo ha estropeado», afirmaba la alcaldesa Rita Barberá.
El sábado noche la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, volvía a atacar al Ayuntamiento popular y le pedía que repensara el modelo urbanístico de la ciudad. Unas incendiarias declaraciones que no tardaron en generar la contundente reacción de la alcaldesa.
«He presenciado una exhibición de frivolidad, ignorancia y prepotencia a todas luces impropia de un miembro del Gobierno de España», señaló. Con el ataque de Gónzalez-Sinde se frenaba la posibilidad de fraguar la negociación. «Desde luego lo que ha conseguido es poner a los pies de los caballos al bueno de Calabuig que intentaba resolver el conflicto», matizó Barberá.
Hace una semana el portavoz socialista manifestaba su intención de limar asperezas y enfocarse en solucionar una situación que sólo estaba perjudicando a los vecinos del Cabanyal. «Lo importante no es quién venza, sino conseguir que el barrio logre salir adelante», puntualizaba Calabuig.
Calabuig conciliador
El esfuerzo del portavoz socialista no sirvió de nada ante la salida de tono de la ministra, pero prefirió no manifestarse al respecto. Calabuig salía al paso y señalaba que la actitud de Rita Barberá «ensombrece las posibilidades de encontrar una solución».
Mostrando nuevamente su talante conciliador volvió a recordar que lo más importante era dejar de insistir en los espacios de confrontación «porque no es bueno para Valencia, nos resta posibilidades y genera problemas a los vecinos del Cabanyal», afirmó.
Pero el malestar de la alcaldesa no cesó y aseguró que se sentía profundamente entristecida de que un representante político hubiera mentido y asegurado que el fallo del Tribunal Supremo había ratificado la orden de paralización del Cabanyal. «La sentencia no entra en el fondo del asunto y se debería haber informado y ser más culta, ya que es una ministra de Cultura», apuntó.
La orden todavía se encuentra en la Audiencia Nacional y aún no se ha dictado la sentencia definitiva que determinará si la medida ministerial se ajusta a derecho o fue desproporcionada.
Mientras esto se soluciona, la prudencia no ha sido el talante de la ministra y «ha interpretado de una manera frívola y manipuladora en un alarde de no respetar los tres poderes y hacer suya la sentencia», dijo Barberá.
Tras reflexionar por las desafortunadas declaraciones de la ministra, Rita Barberá aseguró que se sentía espléndida y obsequió a la ministra con tres regalos. «Le voy a mandar un libro editado por el Ayuntamiento de todo el patrimonio municipal que hemos rehabilitado, para que conozca nuestro trabajo y compruebe que nuestra actuación está basada en la restauración y no en la destrucción», comentó.
El segundo regalo que la alcaldesa enviará a González-Sinde será un informe escrito por el abogado de la ciudad, José Vicente Sánchez Tarazaga, donde aclara punto por punto cada una de las conclusiones que se reflejan en el informe. «El Supremo le está vedado entrar a conocer el fondo del asunto, pese a que la ministra se permita manipularlo», puntualizó.
Los regalos continuaron y Barberá aseguró que también le haría llegar el resultado de las elecciones municipales. «Parece que nadie se acuerda de que hace menos de mes y medio ganábamos las elecciones, los votantes confiaban en nosotros y en el modelo urbanístico que estamos desarrollando en la ciudad», matizó.
Pero para que los resultados electorales no los conociera únicamente por su explicación, la alcaldesa afirmó que le enviaría los datos detalladamente. «Ganamos con 208.000 votos en Valencia, en los Poblados Marítimos también con 13.000 apoyos, 5.003 en el Cabanyal y de igual forma arrasamos en las cuatro mesas electorales de la zona de la prolongación. Todos ellos nos dieron su apoyo y están a favor de nuestro modelo de ciudad, por tanto, ¿cómo se atreve a decir que me lo debo plantear?», se preguntó sorprendida.
La situación del Cabanyal, por tanto, si la semana pasada estaba enquistada, más lo está ahora. «No podemos hacer nada y no cabe la posibilidad de conceder licencias. La orden nos lo prohibe y si lo hiciéramos estaríamos incumpliéndola. El Gobierno debe saber qué es lo que ha generado», matizó.
La única posibilidad de que el Cabanyal logre salir de esta profunda crisis es con el fallo definitivo de los tribunales o bien con un adelanto de las elecciones generales y la llegada al poder del Partido Popular. El barrio mientras agoniza.