Sobre las declaraciones de la Sr. Barberá

2011-05-23Publicat per: AVV Cabanyal-Canyamelar
Antes las declaraciones realizadas por la Sra. Barberá, en las que, a la vista de los resultados electorales, pide una retirada de la Orden Ministerial que le impide seguir adelante con el expolio del patrimonio histórico de la Comunidad Valenciana que supone el Conjunto Histórico del Cabanyal-Canyamelar, desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar queremos manifestar lo siguiente:

- Los resultados electorales, no pueden suponer ni la exculpación de los delitos que se hayan cometido por aquellos que hayan ganado las elecciones, ni el permiso para que se cometan nuevos delitos, aunque la intención de cometerlos, vaya implícita en su programa electoral.
- El expolio es un delito que vienen recogido en la ley de Patrimonio Histórico Español.
- La Constitución Española en su art. 149.1.2.28 establece como competencia exclusiva del estado la “defensa del patrimonio cultural, artístico y monumental español contra la exportación y la expoliación..”
- Para la declaración del efecto de expolio que produce el PEPRI sobre el Conjunto Histórico del Cabanyal, el Ministerio de Cultura ha contado con un exhaustivo ramillete de informes de organismos consultivos e instituciones, que suponemos merecen el respeto de la Sra. Barberá.
- Las solicitudes municipales de suspensión cautelar de la aplicación de esta orden Ministerial, han sido rechazadas hasta el momento por los tribunales competentes.
- El próximo día 21 de junio, la Sala 3ª del Tribunal Supremo, estudiará el recurso de casación que interpuso el Ayuntamiento de Valencia contra la resolución de la Audiencia Nacional que rechazaba la suspensión cautelar de la Orden Ministerial.
- Resulta cuanto menos poco decoroso, que la Sra. Barbera anuncie su intención de modificar la composición del Tribunal Constitucional, ante “su previsión” de que la resolución le pueda ser adversa.
- El Defensor del Pueblo ya le ha recordado a la Sra. Barbera, que las consecuencias de la Orden Ministerial, para nada suponen la imposibilidad de seguir dando licencias en el Cabanyal-Canyamelar. Si no las da, es porque no quiere. Las consecuencias negativas de esta decisión municipal, no solo son patrimoniales, sino también económicas para los vecinos de este barrio, por la imposibilidad de acogerse a las ayudas existentes.

En este contexto de cosas, desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, instamos a la que va a continuar siendo la Alcaldesa de esta ciudad, la Sra. Barberá, a que serene sus ánimos respecto a nuestro barrio, y en tanto están pendientes resoluciones importantes de los tribunales, se comprometa a poner en marcha de forma inmediata las medidas que estén a su alcance para mejorar la situación actual del barrio, algunas de ellas ha incluido en su programa electoral para el conjunto de esta ciudad:

- ayudas a la adquisición, rehabilitación y alquiler de vivienda joven
- creación de una ventanilla única que mejore la gestión de los expedientes municipales de tramitación de licencias y subvenciones.
- colaboración con la Universidad para facilitar la llegada de estudiantes universitarios a nuestro barrio

Junto a estas medidas anunciadas en plena campaña electoral por el Partido Popular, le instamos a que, levante la suspensión de licencias, abandone el victimismo y en nombre de la defensa de los intereses de los vecinos y comerciantes de este barrio, de aquellos que le han votado y de los que no lo han hecho, de aquellos que están a favor de la prolongación y de los que no lo estamos, se ponga a trabajar y se reúna con los actuales responsables del Gobierno de España, para tratar de hacer realidad las promesas de ayudas estatales al barrio del Cabanyal, que han venido anunciando los responsables del Partido Socialista Obrero Español. Estas inversiones que anunciaron y que se comprometían a poner en marcha el día siguiente, si ganaban las elecciones, tienen que poder ser recibidas por este barrio, al margen de la contienda política y de los resultados electorales, que por cierto, en algunas de las mesas en las que votaban los vecinos de la zona de la prolongación, existe un empate técnico entre los votos del PP y la suma de votos de los otros tres partidos con representación municipal.