De las 1.603 viviendas afectadas, 545 ya son propiedad municipal, 20 se adquirirán en breve y 30 están en negociación

La paralización del plan del Cabanyal y la crisis disparan la venta de casas

2011-05-09Publicat per: Las Provincias
La venta de casas afectadas por la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez se ha reactivado de nuevo. El enquistamiento del plan del Cabanyal -tras la parálisis ordenada por la ministra de Cultura González-Sinde hace ya más de un año- y el recrudecimiento de la crisis económica han sido los detonantes para que muchos vecinos y un buen número de herederos de las viviendas que no están ya habitadas se hayan decidido a enajenarlas.
Si a fecha de 2010 el Ayuntamiento ya había adquirido la propiedad de 540 casas, que representan un tercio del total de viviendas afectadas, en los últimos dos meses ha sumado cinco más, «y está previsto que en fechas próximas contemos con otras quince o veinte más. Estamos en los últimos trámites y pendientes de fijar una fecha para la firma de contratos», explican fuentes municipales.
Además, en estos momentos se está negociando con otros veinte o treinta propietarios más, aunque todavía no se han cerrado las condiciones, según reconocen desde el Consistorio de Valencia.
Aunque el Consistorio no puede efectuar derribos, porque la orden ministerial suspendió de forma provisional la ley aprobada en Les Corts favorable a la prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar, la compra de las casas incluidas en el plan del Cabanyal no ha cesado. Pero, lo que sí es cierto, es que el avance de la degradación de la zona afectada; la indefinición a la hora de desbloquear o no el proyecto; y la acentuación de la crisis han sido los detonantes para que se reactive.
Propiedades heredadas
«Hay propietarios que en 2006 y 2007 consultaron las condiciones de la venta, pero no cerraron acuerdos porque la gente esperó a ver qué pasaba. Y, sin embargo, ahora han vuelto a reactivar las conversaciones y ahora sí están dispuestos a vender y se ha revisado el precio».
En muchos de estos casos, se trata de herederos de propiedades que están cerradas en calles como Progreso, Padre Luis Navarro, José Benlliure y de forma destacada, en la calle Barraca.
Cabe destacar que, además, hay algunos casos donde el Consistorio es ya dueño de casi todos los pisos de fincas, salvo una o dos puertas, en Los Ángeles o San Pedro. En esta última calle, hay fincas de 11 viviendas, y ya han adquirido todas menos dos o tres. «Pero más de la mitad de las casas afectadas por el plan, y que hemos ido adquiriendo, estaban vacías, sin habitar», detallan.
Visitas informativas
Desde el Ayuntamiento también explican que las visitas a los centros de información, para conocer las condiciones también han aumentado de forma notable. «En la zona afectada no se aplican los baremos del mercado libre y se tienen que tener en cuenta variables como la zona donde se encuentra la vivienda y el estado actual de la misma. Y el precio, en función de estos datos, oscila entre 600 y 1.000 euros el metro cuadrado», según fuentes oficiales.
El avance de la degradación en algunas calles, por el mal estado de las viviendas o por la ocupación ilegal de inmuebles, ha llevado también a algunos habitantes a vender su propiedad e irse a casa de familiares. Aunque también hay que destacar que en los últimos meses se han dado un par de realojos en la avenida de Los Naranjos.
En cuanto a la construcción de nuevas promociones de viviendas protegidas, aspecto que también contempla el plan de reforma interior del Cabanyal, explican que tenían en espera 200 casas con licencia para empezar a construir, junto a la estación del Cabanyal, pero la paralización del plan ordenada por González-Sinde les impide realizar cualquier actuación. Tampoco han podido desarrollar el aparcamiento de la calle San Pedro.