En defensa del Cabanyal

1998-12-04Publicat per: Levante
Respecto a la tan cuestionada prolongación de Blasco Ibáñez, atravesando el Cabanyal-Canyamelar, me permito puntualizar los siguientes extremos:
1. Si en este momento el Cabanyal-Canyamelar sufre alguna de-gradación se debe exclusivamente a la no actuación del ayuntamiento que, conscientemente y durante doce años o más, lo ha permitido. Y sigue igual puesto que no hace ni caso a montones de denuncias de las cuales tengo copia sellada.
2. Si alguien piensa que la prolongación, a través del barrio y destrozando su cohesión social y urbana, va a solucionar algo, está equivocado, puesto que las zonas que se crearían a ambos lados del muro divisorio permanecerán exactamente igual. Y todavía peor valorando el deterioro añadido por el tiempo en obras (digamos entre 8 y 15 años).
3. Por ello, la única solución es la rehabilitación inmediata del ba-rrio, sin ninguna actuación agresiva.
4. Es evidente que el mundo de la cultura (que no cultureta) está totalmente a favor de la conservación y no de la prolongación.
5. La Semana Santa Marinera, en un barrio destruido y dividido, desaparecerá. Y es por lo que me parece increíble que su junta mayor, o las cofradías y hermandades, no se hayan pronunciado al respecto.
6. Es fácil comprobar que ya existen bastantes accesos al mar, sin que sea necesario otro más
—con la prolongación— por el daño irreparable que causaría y es por lo que digo: no hagáis daño al Cabanyal-Canyamelar