“Nuestra preocupación número uno es el Cabañal-Cañamelar”

Antonio Simarro, nuevo presidente vecinal

1998-11-08Publicat per: Las Provincias
Elegido hace un par de semanas como nuevo presidente de la asociación de vecinos de Cabañal-Cañamelar, Antonio Simarro es un caso único en el ámbito vecinal de la ciudad de Valencia. Compagina su nuevo compromiso con la presidencia de Otro colectivo similar, el de Pavimar, que comprende el universo de la calle Pavía y zonas colindantes. Y a su doble trabajo como representante vecinal cabe sumar su participación en algunas plataformas como Salvem el Cabañal” y su constante atención a los medios de comunicación.
“Mí trabajo de la asociación —afirma Simarro— es defender los intereses de los ciudadanos. Si ahora se han puesto las cosas contra el Ayuntamiento, pues habremos de ir en contra del Ayuntamiento, porque permite una situación que perjudica a muchos de nosotros. Y no importa el partido que lo regente; es más, soy completamente apolítico.”
El nuevo presidente vecinal afirma sentirse a gusto y contento en su nuevo cargo por el afectuoso recibimiento que le han dispensado los miembros de esta asociación. Además, guarda buenas palabras para sus antecesores, a los que se refiere como grandes trabajadores.
Poco tarda Simarro en hacer referencia al asunto más polémico de su zona: el futuro de las viviendas y de los vecinos afectados por la prolongación de Blasco Ibáñez. En esta cuestión, el nuevo presidente del Cabañal es tajante: “Nuestra preocupación número uno es, ante todo, la de la protección a ¡as viviendas del barrio, porque es el tema que más nos está afectando a todos en estos momentos”.
El presidente de las asociaciones de vecinos del Cabañal-Cañamelar y Pavimar recuerda que el tema anterior no es la única preocupación ni motivo de trabajo de los colectivos en los que participa, sino muchos Otros temas que en la actualidad parecen olvidados.
Entre ellos destaca el problema del tráfico y consumo de estupefacientes, un dolor de cabeza eterno entre los vecinos del Cabañal: “No podemos olvidarnos del asunto de las drogas y de sus puntos de venta
—dice Simarro—. Ya lo negocié en Pavimar con el director territorial de drogodependencia, y ya se ha conseguido mejorar un poco la colocación de los puestos de metadona, para que no perjudiquen siempre a los mismos vecinos y las mismas zonas. Desde Cabañal-Cañamelar estamos a favor de promocionar políticas activas de recuperación de los drogadictos, pues nosotros no creemos que sean delincuentes, sino enfermos que necesitan ayuda médica”.