Tres asociaciones se desmarcan de una pintada insultante contra la alcaldesa

1998-11-05Publicat per: Las Provincias
Una pintada aparecida en la calle Doctor Lluch, en el polideportivo del mismo nombre, constituyendo un insulto para la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha motivado la total condena de la asociación de vecinos Cabañal-Cañamelar, a la que hay que añadir la de la asociación de vecinos Paviñes y la de la plataforma cívica Salvem el Cabanyal.
Antonio Simarro, presidente de los dos colectivos citados en primer lugar, e integrante, por esta causa, del órgano de oposición a ciertas intervenciones urbanísticas —prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez— en el barrio del Cabañal, ha añadido al rechazo que la frase injuriosa inspira la voluntad de desmarcarse de la autoría de la misma, tanto en nombre propio como en el de los organismos mencionados. Simarro, recientemente elegido para presidir los destinos de Cabañal-Cañamelar, explicaba su postura con estas palabras: “No es mi estilo descalificar a nadie, y menos de forma grosera. Lo que sucede es que puede ser una técnica el insulto anónimo, haciendo que la responsabilidad recaiga sobre los que, en este momento, se oponen a una decisión municipal.”
El dirigente vecinal tiene claro que la oposición, expresada dentro de cauces democráticos, es lícita. “Pero no la descalificación a quien piensa de forma distinta, y menos adornándola con términos ofensivos.” Estos no campean en las pancartas fijadas en ventanas y balcones del Cabañal y Cañamelar, todas ellas rechazando la prolongación. Unas presentan más ingenio que otras, algunas están redactadas con cierto sentido del humor, pero todas coinciden en la misma idea, sin insultar a nadie.
La pronta intervención de Simarro es indicativo de que su gestión estará presidida por el juego limpio.