LA DIGNIDAD EN LAS CALLES DEL CABANYAL NO SOLO SE HA PERDIDO EN ESTA SEMANA DE PROCESIONES, HAY EXIGIRLA PARA TODO EL AÑO.

La degradación del Cabanyal obliga a reubicar un acto del Encuentro

2011-04-20Publicat per: AVV Cabanyal-Canyamelar
LAS PROCESIONES DE SEMANA SANTADE LA IGLESIA DE CRISTO REDENTOR-SAN RAFAEL, CAMBIAN SUS ITINERARIOS TRADICIONALES, PARA EVITAR LAS ZONAS MÁS DEGRADADAS DEL CABANYAL

EL DERECHO DE LOS VECINOS DEL CABANYAL A PROCESIONAR CON DIGNIDAD POR SUS CALLES, NO DEBE FORMAR PARTE DEL INTERÉS GENERAL DE ESTA CIUDAD, DE LO CONTRARIO, NO SUCEDERÍAN ESTAS COSAS.

Desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar lamentamos profundamente el cambio de trazado de los itinerarios procesionales de nuestra tradicional Semana Santa Marinera, que se vienen produciendo en estos últimos años, como consecuencia del avance de la degradación en algunas calles de nuestro barrio. Dejaron de procesionar por la calle San Pedro, luego por la calle Progreso, ahora se decide no pasar por las calles José Benlliure y Amparo Guillem, por problemas en los cruces con Padre Luis Navarro y Escalante, y se está a la espera de ver lo que sucede este año con la calle Barraca, para tomar futuras decisiones en el cambio del Vía Crucis. Al final parece que la única calle segura será Reina.

Que el argumento que se ofrece para justificar todas estas modificaciones sea la falta de garantías en cuanto a la seguridad y el respeto a los tradicionales actos que se están desarrollando, debería hacer recapacitar a los responsables del mantenimiento del orden en las calles de esta ciudad. Si los vecinos de toda la vida no pueden procesionar tranquilamente una semana al año, ¿que estará ocurriendo con aquellos que viven todo el año en esas calles?.

En su justificación los responsables de la última decisión de cambio de itinerarios, se refieren a personas ocupas ilegales que les increpan y supuestamente venden drogas. Desde la Asociación de Vecinos añadimos que en esas casas ocupadas por grupos marginales, desde las que se realiza ese hostigamiento a los vecinos y con todo el descaro se vende droga, como bien saben los responsables policiales, tanto de la policía local como nacional, en muchos casos son de propiedad municipal. El Ayuntamiento de Valencia es propietario de casi 400 viviendas vacías en la zona afectada por la prolongación y las posibilidades de gestionar esta amplísima y desperdigada propiedad, le resulta altamente complicado. Cada vez nos llegan más quejas de vecinos que denuncian la falta de pago de las cuotas para gastos de comunidad, en aquellas viviendas que son de propiedad municipal o de la empresa Plan Cabanyal-Canyamelar S.A. La resistencia a pagar dichos gastos, o los de mantenimiento que se producen en estos edificios en los que el Ayuntamiento es propietario de alguna vivienda es frecuente, según se nos ha manifestado por parte de algunos vecinos a esta asociación.


Desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar lamentamos y denunciamos una vez más que esta ciudad capaz de albergar el campeonato de Fórmula 1, la America's Cup o una final de la Copa del Rey y que aspira a organizar una Olimpiadas, no sea capaz de asegurar el tranquilo procesionar de sus vecinos que viven en el Cabanyal, en los escasos días que dura la Semana Santa Marinera de Valencia. Si importase se conseguiría, como se consigue para otras cosas.

Entendemos, pero no compartimos esa solución resignada, que consiste en ir cediendo terreno al avance de la degradación en nuestras queridas y entrañables calles, sin que al mismo tiempo se haga una denuncia pública, aprovechando estos días la visita de tantas autoridades municipales que son invitadas para acompañar o presidir nuestras procesiones, exigiendo la recuperación de la dignidad, que a veces parece perdida.