Las procesiones cambian su itinerario para evitar las zonas más degradadas

El Cabanyal evita sus vergüenzas

2011-04-22Publicat per: El País
El Jueves Santo no fue bendecido con buen tiempo. La lluvia obligó a suspender la tradicional procesión marinera del Cabanyal-Canyameral nada más iniciarse. Son días de procesiones y, si existe una Semana Santa con tradición en Valencia, esa es la que se celebra en la marinera. Pero este año las cosas han cambiado, según la asociación de vecinos del Cabanyal-Canyamelar. Los pasos y desfiles de la Iglesia del Cristo Redentor-San Rafael han variado su itinerario habitual para evitar las zonas más degradadas de El Cabanyal. En anteriores ocasiones, las cofradías dejaron de pasar por la calle de San Pedro -donde se han practicado más derribos-, más tarde por la calle del Progreso y este año se evitan también las calles de José Benlliure y Amparo Guillem. "Al final parece que la única calle segura será Reina", asegura el vicepresidente de la asociación, Vicente Gallart.

La noticia en otros webs

Los responsables quieren evitar con este cambio de itinerario, según la asociación, "a los okupas que les increpan y supuestamente venden drogas". Según el colectivo vecinal, estas casas ocupadas por grupos marginales, desde las que se hostiga a los vecinos, son en muchos casos de propiedad municipal. De hecho, Gallart recuerda que son casi 400 las viviendas vacías en la zona afectada por la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez. "Lamentamos que esta ciudad capaz de albergar el campeonato de Fórmula 1, la America's Cup o una final de la Copa del Rey, no sea capaz de garantizar la procesión de los vecinos que viven en El Cabanyal".

El distrito marinero está estos días dedicado de lleno a los actos de la Semana Santa. El Jueves Santo es el primer festejo colectivo con la visita a los Santos Monumento, que data de 1929 y tiene de peculiar la ausencia de imágenes o pasos, de personajes bíblicos y de las corporaciones armadas. Pero, la jornada amenazaba lluvia desde primera hora. Por la tarde, acompañados solo de tambores, las hermandades intentaron recorrer las cuatro feligresías -Santa María del Mar, Rosario, Cristo Redentor y Los Ángeles-. Pero la tradición se truncó debido al mal tiempo. Los cofrades, cubiertos por una gran sábana de plástico y paraguas, tuvieron que recogerse sin terminar el recorrido tradicional.